La justicia de Garantías de La Plata dictó la prisión preventiva a Pablo Colaci, el urólogo acusado de abusar sexualmente de al menos 17 pacientes en su consultorio.

La fiscal había solicitado la preventiva del médico por los dos primeros casos de abusos recibidos, y que motivaron la detención del profesional hace un mes.

Colaci afronta en general cargos por "abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima por las circunstancias de su realización" (en 15 hechos) y otros dos casos por "abuso sexual con acceso carnal, agravado por resultar un grave daño en la salud de la víctima".

La abogada Cecilia Sicard, defensora del médico, puede apelar la resolución.

El urólogo había sido detenido en marzo pasado luego de que dos pacientes denunciaran ante la Fiscalía penal de La Plata lo que les ocurrió en el 2015 y el 2016.

"La fiscal ahora tiene un plazo de 15 días para pedirle la prisión preventiva por los otros 15 casos; 15 días que pueden prorrogarse por otros 15", apuntó una fuente judicial.

Colaci fue indagado en las últimas horas por los nuevos casos y durante una declaración que "duró 7 horas" en las que "expuso con un lenguaje científico cuál es su método de diagnóstico", sostuvo la misma fuente.

Al preguntar la fiscalía al médico si la eyaculación era parte de esa revisión, el hombre dijo que no, aunque aseguró que "algo así (que un paciente eyacule) es algo que a cualquier urólogo le puede pasar".

Colaci fue detenido en su consultorio de una clínica de la ciudad de Ensenada donde se secuestró una notebook, un teléfono celular y ficheros de pacientes.

Los investigadores reunieron indicios para sospechar que el 27 de marzo de 2015, en uno de los consultorios de esa clínica, Colaci aprovechándose de su profesión "en circunstancia que atendía a un paciente mayor de edad por un control de rutina sobre la próstata, abusó sexualmente del mismo".

La víctima contó que "lo hizo acostar boca arriba, le bajó los pantalones y calzoncillos y se le sentó al costado para reclinarse sobre su cuerpo y colocarle una crema y gotas en su pene, comenzando a realizar maniobras de masturbación".

Una fuente judicial precisó que las nuevas víctimas, una entre los 18 y 20 años, y la otra entre los 45 y 50, se acercaron a Fiscalía "buscando que con la denuncia se inicie el camino de sanación", mientras que muchos otros se animaron a la denuncia "tras ver que se le creyó a las dos primeras víctimas".

Las víctimas denunciaron que cuando Colaci les realizaba esos tocamientos abusivos, ellos, incómodos, cuestionaron dicha práctica e intentaron que parara ante lo cual el urólogo les decía "yo sé lo que estoy haciendo".

"La fiscal Lacki tiene previsto pedir que el urólogo sea sometido a pericias psicológicas y psiquiátricas en la Asesoría Pericial, algo que Colaci también preveía ya que aportó el nombre de un perito de parte cuando llegue esa instancia", detalló la fuente.

Según los investigadores, la revisión manual "existe", lo que aquí se investiga "es que Colaci abusó de esa práctica" y afirman terminantes que "todos saben lo que es una masturbación y lo que no es una masturbación".

"Todas las víctimas aseguran que el urólogo los abusó, y que cuando pretendieron impedir ese abuso, el urólogo los intimidaba afirmando que sabía lo que hacía, como pretendiendo darle un encuadre médico a ese abuso", detalló la fuente.

Según señalaron, Colaci, "en su extensa declaración de 7 horas, aportó también el nombre de un médico especialista del Hospital Evita Pueblo, que avalaría lo que el denomina su método de revisión y diagnóstico de pacientes".

Colaci está alojado en una celda individual, del pabellón de abusadores, del complejo penitenciario Roberto Petinatto, ubicado en la localidad de Lisandro Olmos, en el partido de La Plata.