Lourdes Espíndola recibió un disparo en el cuello por parte de dos motochorros, quienes le robaron el arma reglamentaria y escaparon. La oficial de la Bonaerense tiene muerte cerebral.

La víctima, de 25 años, era madre de un nene de seis años e integraba el Comando de Patrullas de Moreno. Al momento del asalto, salía de cumplir un servicio de Policía Adicional (Polad).

El hecho se produjo el sábado último en el peaje Quintana (Autopista del Oeste), Ituzaingó, donde Espíndola fue abordada por delincuentes cuando esperaba el colectivo para volver a su casa.

El diagnóstico registró una herida de arma de fuego en el cuello, en la "región supraclavicular izquierda, presentando lesión carótida y traqueal" con abundante pérdida de sangre. La familia donará sus órganos.

El escalofriante audio que le mandó al marido minutos después del ataque