Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar


La Justicia sospecha que Alejandro Lorenzo Guevara, el individuo que masacró a golpes con un bate de beísbol a su madre y a su padrastro, para luego convivir con ambos cadáveres, consumó el doble asesinato luego de una violenta discusión que mantuvo con las víctimas porque se negaban a entregarle dinero para la compra de drogas.

Al respecto, los voceros del departamento judicial de Moreno - General Rodríguez afirmaron que el agresor, de 35 años y sobrino de un capitán de la Policía de la provincia de Buenos Aires, mató a su progenitora, identificada como Alicia Beatriz Morales, de 56, y a su padrastro, de nombre Mario Ricardo Tangherlini, de 57, atacándolos con un bate de béisbol, para luego ocultar el cuerpo sin vida de la mujer debajo de una cama y el del sujeto en el interior de un freezer.

Alejandro Lorenzo Guevara fue apresado por los investigadores.

Macabro hallazgo

El macabro hallazgo, tal como publicamos en nuestra edición del sábado, se descubrió en la tarde del viernes pasado, aunque las pericias de los expertos de la Policía Científica establecieron que el doble homicidio se habría consumado entre la noche del 25 y la madrugada de 26 de agosto.

Los fallecidos aparecieron en una finca situada en El Tiziano al 300, casi en el cruce con Catamarca, en el citado distrito, en el oeste del conurbano provincial, cuando el integrante de la policía, que tiene 52 años y que registra domicilio en la localidad bonaerense de Marcos Paz, concurrió a visitar a su hermana, oportunidad en la que encontró el tremendo cuadro en el mencionado inmueble.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, Guevara discutía habitualmente con su madre y con su padrastro -que era discapacitado y usaba una silla de ruedas para movilizarse- a raíz de ser adicto a consumir drogas y porque sus parientes se negaban a darle sumas de dinero para que comprara estupefacientes.