Mañana iba a comenzar el juicio, con jurado popular, por el femicidio de Karina Bustos cometido en Córdoba, pero el abogado del imputado tiene Covid y se postergó para el lunes.  En el banquillo de los acusados estará José Fernando Coronel, quien era pareja de la víctima. 

"Toda la familia espera la condena de cadena perpetua, que serían 35 de prisión. Y así poder rehacer nuestras vidas sin Kary pero logrando que se haga Justicia. Dos años esperando el juicio fue mucho tiempo", dice a cronica.com.ar la heramana de la víctima, Natalia Bustos.

 

"Apelamos que el jurado comprenda que Coronel decidió terminar con la vida de Kary dejando a una mamá de 89 años sin su hija de una manera terrible. Confianos en ellos", agrega.

El 11 de mayo de 2020 el cuerpo de Karina fue encontrado en un descampado de la ciudad de Córdoba, incinerado casi en su totalidad.

Según la investigación, el asesino le habría quitado la vida horas antes y trasladó el cuerpo hasta ese lugar en una baulera. Coronel desde ese día quedó acusado y  detenido.  

Natalia cuenta que el femicidio provocó una herida "insanable" en su mamá Bety, su hermano, ahijado y sobrinos, tías, primos, amigos, compañeros de trabajo y en ella. 

Karina el 29 de abril hubiera cumplido 51 años, era abogada y trabajaba en el Ministerio de Educación de la provincia. "Era amante de la música, disfrutaba bailar, viajar, compartir una charla con sus amigas y amigos", la define su hermana.

"Somos muchos los que la extrañamos y lloramos cada día, vivimos con el dolor de no haberla podido despedir. Al momento de su muerte, las restricciones por la pandemia estaban en su momento más estricto por lo que al velatorio y cementerio solamente pudieron acceder un “cupo” mínimo de familiares directos, dejando otra herida en todo su entorno", sostiene Natalia.

"Kary era una mujer maravillosa con principios e ideales de justicia por eso eligió ser abogada. Donde llegaba irradiaba luz, felicidad. Ella es madrina de mis dos hijos y es de lo que jamás me voy a arrenpentir. La elegimos con mi marido porque era esa mujer que podes dejar en sus manos lo más preciado que te da la vida mis hijos", afirma la hermana. 
 

 

Natalia sabe que el lunes va a estar frente al acusado de matar a su hermana y afirma: "esperé dos años y casi dos meses para volver a verlo. Nosotros como familia no lo odiamos. Solo queromos que nos vea y que pueda mirarnos a la cara. Nos gustaría saber qué día la mató, cómo lo hizo. Por como encontraron el cuerpo de Kary no se pudo saber ni la hora ni como  se presupone que fue el día 10 de mayo. No lo vamos a entender jamás por que no esta en nuestra naturaleza poder decir sobre la vida como lo hizo él".

"El verano lo pasamos juntos en la casa que tenemos en Unquillo y acá en Córdoba nos veímos todos los días. Kary lo integró a la familia en todos los festejos. Navidad y Año Nuevo del 2019  la pasó en mi casa junto a mi familia", recuerda sobre la relación que la familia tenía con él.

"Mi hermana no sufría violencia física pero si violencia psicológica. Pero uno lo tomaba como una de relación de pareja, sus malos tratos era la forma de manipulación. Él lloraba si cometía algún error y pedía perdón. Kary sufría una violencia camuflada porque el manipulaba las situaciones. Se tiene que difundir que no solo es violencia física si no también psicológica y esa es más peligrosa porque no te das cuenta te manipulan", sostiene Natalia.

 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios