La joven falleció el 8 de octubre del año pasado. (Archivo)

Lucía Pérez, la joven asesinada en esta ciudad y por la cual se realizaron movilizaciones en todo el país, no murió por ser "sometida a una agresión sexual inhumana" como señaló oportunamente la fiscal, sino probablemente producto de una asfixia por congestión y edema pulmonar por causas tóxicas, según determinó la Junta Médica de Peritos de la Suprema Corte bonaerense en las últimas horas.

Los médicos indicaron que no se puede probar que la adolescente de 16 años fallecida el 8 de octubre del año pasado haya sido víctima de abuso sexual luego de una ingesta de drogas y un "empalamiento", tal como había dicho la fiscal María Isabel Sánchez en declaraciones públicas.

Ante la diversidad de argumentos respecto al informe oportuno de la autopsia y los análisis posteriores que se solicitaron por parte de la defensa de los tres imputados y la familia, se solicitó la formación de una junta médica integrada por peritos de la Corte de la provincia de Buenos Aires, cuyas conclusiones fueron presentadas el viernes ante la fiscalía y las partes involucradas. 

El informe consta de 38 páginas y responde a 32 preguntas realizadas por la fiscalía donde se dilucida que "Lucía Pérez no sufrió reflejo vaso vagal, que la dilatación anal era propia de una actividad sexual que pudo realizarse de forma natural (con pene erecto) durante relaciones sexuales no forzadas, que la muerte se produjo por asfixia y altamente probables causas tóxicas", descartando así la versión de la fiscal respecto al "empalamiento"

También se indica que "se descarta que Lucía Pérez haya agonizado y que haya sido anulada su conciencia o que haya lesiones de orden sexual".

El informe muestra una respuesta negativa respecto a si las lesiones halladas son por causa de una relación sexual forzada o realizada contra la voluntad de la víctima. También fue negativo respecto de si la víctima fue lavada previo a su traslado a la sala sanitaria para ser atendida momentos antes de su fallecimiento, lo que descartaría la intención de los imputados de ocultar pruebas en el cuerpo de la adolescente. 

Las conclusiones finales del estudio fueron remitidas a la fiscal María Isabel Sánchez, a la defensora oficial María Laura Solari, quien representa a los tres imputados, Matías Farías, Juan Pablo Offidani y Alejandro Maciel, y al representante de la familia Pérez, Gustavo Marceillac

En cuanto a las causas de la muerte, el informe indica que se trató de "probable" asfixia producto a una congestión y edema pulmonar por causas tóxicas, descartando la sofocación. 

Lucía Pérez murió el sábado 8 de octubre de 2016, y por el hecho están detenidos Juan Pablo Offidani (41 años) y Matías Farías (23), acusados de los delitos de "homicidio criminis causa y abuso sexual seguido de muerte", mientras que Alejandro Maciel (61) está imputado por "encubrimiento agravado".
 

Fuente: Télam