La muerte de Silvia Maldonado (17) en un extraño episodio ocurrido en el barrio Gas del Estado de la capital santiagueña el domingo pasado, a manos de agentes policiales, volvió a poner en el ojo de la tormenta el accionar policial.

Lo cierto, es que El Liberal reveló que algunos llegados al sospechoso deslizaron que señaló: “Me mandé una c...”, ni bien pisó la Seccional Quinta.

El policía habría alegado que ignoraba que en la recámara había una bala y causó el horror. Sin embargo, la hermana de Silvia sostuvo que al verla sangrando a Silvia, el policía alardeó de ser el autor del hecho.

Por otra parte, el fiscal general de Santiago del Estero, Luis de la Rua, le comentó a Crónica TV que "hay ocho policías detenidos, siete de los cuales participaron del procedimiento y el restante que estaba como jefe de guardia en la comisaría 5ta., quienes serán indagados durante la jornada. Además, al tomar conocimiento de que el hecho involucraba a policías, los fiscales resolvieron que las actuaciones las realice Gendarmería Nacional".

Los efectivos de esa fuerza federal son quienes están a cargo de los peritajes que se realizan sobre las armas secuestradas a todos los efectivos, las patrullas policiales y los dermotest a los que fueron sometidos.

El funcionario agregó que "estamos en la parte primaria de la investigación, porque el sujeto fue detenido en la calle y no en la vivienda donde ocurrió el hecho. Aún no sabemos porque se produjo el disparo".