Por Ricardo Filighera
@Rfilighera

Rubio era un perro mestizo, "callejero por derecho propio", como reza aquella inolvidable poesía hecha canción por Alberto Cortez. Adoptado por los empleados de la estación de servicio Axion ubicada en la calle 58 y la RP 11, ese espacio se había convertido para Rubio, durante cinco años, en aquel hogar del que seguramente pudo disfrutar en algún momento de su vida. Para la gente de Mar del Tuyú, localidad bonaerense de la costa atlántica, era mucho más que una mascota, se trataba de un amigo a quien se le tributaba afecto, compañía y alimentación, por supuesto. Sin embargo, el martes 13 de agosto pasado un terrible episodio generó la indignación, la bronca y la impotencia de todo el pueblo, que se expresó en una impactante movilización. Ya nada fue igual, no solamente en Mar del Tuyú, sino en todo el país y el terrible hecho se viralizó de forma inmediata.

En horas de la tarde había llegado a la citada estación de servicio Adrián Guillermo Rodríguez, un comerciante en el negocio de caza y pesca que suele organizar diferentes actividades en épocas de verano en esa localidad. Según testimonios narrados por testigos, Rodríguez habría querido acariciar a Rubio -lo que justamente menos le gustaba al perro- y recibió como respuesta un intento de tarascón que no llegó a impactar en su humanidad.

LEE TAMBIÉNAtó a un perro a su camioneta y lo arrastró por la ruta hasta matarlo

Como queriendo emular al personaje de la magistral novela de Robert Stevenson, “El doctor Jekill y Mr. Hyde”, Rodríguez empezó a manifestar una transformación, pero en su caso, sin necesidad de tomar pócima alguna. De manera pensante, fría y calculadora -tal como reseñaron las crónicas del episodio-, el comerciante en cuestión obró con sadismo, crueldad y frenético espíritu de venganza: extrajo una soga de su 4x4 y ató un extremo al cuello de Rubio y el otro al paragolpes. El espectáculo que se presenció luego fue terrible: arrancó a toda velocidad y arrastró a Rubio más de dos kilómetros. El final para Rubio fue atroz: le destrozó el tórax y las patas; el corazón, las vísceras y las costillas quedaron al descubierto.

Los habitantes de Mar del Tuyú y de localidades vecinas explotaron de indignación y llevaron a cabo varios escraches frente al negocio de Rodríguez. Posteriormente fue declarado “persona no grata” por el municipio de la zona y se radicó la denuncia del episodio en la fiscalía de Dolores UDT/UFI 5. El caso, reiteramos, conmocionó y fue motivo de repudio en todos los medios de comunicación, como asimismo en los diferentes soportes tecnológicos. Público en general y representantes de la comunidad artística se manifestaron con total contundencia.

Así quedó Rubio.

El imputado, Guillermo Adrián Rodriguez, fue citado a indagatoria para la próxima semana, un paso importantísimo que podría marcar el llamado cercano a juicio. La expectativa, en este sentido, ha marcado un creciente interés en todo sentido ya que el episodio puso una particular conmoción en toda la sociedad argentina. Y aquí, seguramente, va a ser muy valioso el rol que la Justicia asuma en toda su dimensión. Reparemos, por otra parte, que es más que importante el aporte que han llevado a cabo testigos, trabajadores de la estación de servicio y representantes de la comunidad en general de Mar del Tuyú.

Existieron amenazas, presiones y advertencias, sin embargo, la gente no se dejó amedrentar y la Justicia, reiteramos, está en condiciones inmejorables de poder transitar su camino y poder brindar resultados ejemplares para que esa sociedad no se convierta, para algunos, en coto de caza y libertad de acción para la crueldad y el sadismo.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

La Iglesia recuerda a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos