Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar


El cadáver semidesnudo y salvajemente degollado de una niña, de 13 años, apareció en una humilde vivienda en la localidad bonaerense de Grand Bourg, en el partido de Malvinas Argentinas, y por el tremendo suceso, las autoridades policiales lograron detener al padrastro de la fallecida, que resultó ser un ciudadano paraguayo.

Los voceros de los tribunales de San Martín revelaron a cronica.com.ar que la infortunada víctima fue identificada como Mariana Soledad Altamirano, de 13 años.
 

De acuerdo a los manifestado por los informantes, el cuerpo sin vida de la nena apareció con el torso desnudo, en el interior de la precaria cocina de una humilde finca situada en la parte trasera de una finca situada en Cura Brochero al 2300, entre Beaucheff y Luis Piedrabuena, en el citado distrito, en el noroeste del conurbano provincial.
 

Según manifestaron los informantes, la fallecida presentaba al menos 3 certeros puntazos en la región del cuello. Momentos después, los servidores públicos de la comisaría de Grand Bourg (1ª de Malvinas Argentinas) apresaron por este crimen al padrastro de la nenita, que resultó ser Angel Roberto Bernal López, paraguayo, de 21 años, quien se asegura que dio muerte a la pequeña como saldo de una violenta discusión.
 

Al momento de ser capturado, el extranjero se hallaba en la puerta de la vivienda y tenía a un bebé en los brazos, aunque se desconoce el parentesco del pequeño con los protagonistas del drama.
 

Momentos después, Bernal López y el niño fueron trasladados de urgencia al Hospital del Trauma Doctor Federico Abete, ubicado en Grand Bourg, para ser sometidos a revisiones médicas.
 

Intervino en la causa, que fue caratulada “Homicidio”, el doctor Fabricio Donato Ióvine, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 22 de Malvinas Argentinas, dependiente del departamento judicial de San Martín.