Tras ser liberado por orden del juzgado 2 de Lomas de Zamora, Rodrigo Eguillor habló ante la prensa y mostró arrepentimiento por los polémicos videos que trascendieron pero no así sobre las causas que pesan sobre él.

"Pido disculpas en cámara si alguna persona se sintió ofendida" por los videos "fue un chiste para mis amigos", dijo en la puerta de la Alcaidía Departamental Robero Petinatto.

En los videos, Rodrigo habla despectivamente de las mujeres, se jacta de las relaciones que mantuvo con ellas y trata a quienes estuvieron con el ocasionalmente de "flojitas de tanga".

LEE TAMBIÉN Excarcelan al hijo de la fiscal denunciado por abuso sexual

"Mi teléfono lo cambié y las redes me las hackearon todas", agregó al tiempo que no quiso hablar sobre las causas. "Temas judiciales, con mi abogado", esgrimió.

Sobre su estadía en la Alcaidía Departamental Roberto Petinatto, dijo "me trataron de primera. El alcalde me trató bien, este servicio penitenciario es perfecto".

En tanto, sobre su mamá, por quien pedía en el aeropuerto de Ezeiza, lanzó: "Mi vieja no apareció por ningún lado. No descarto irme a vivir solo a alguna parte del país".