Un ladrón que se dedicaba a sustraer medidores de agua en el barrio porteño de Versalles, cayó luego de quedar escrachado por la cámara de seguridad de una propiedad de esa localidad.
 
El "Rengo de Versalles", apodo que le pusieron por su condición física, sustría no sólo los medidores, si no todos los elementos de metal, incluso las tapas de las alcantarillas, para su posterior venta.
 

Según las imágenes capturadas, el delincuente detenido actuaba junto con un cómplice, aunque no trascendió si éste fue detenido.