Jonathan Fabbro fue procesado con prisión preventiva y embargado por presunto abuso sexual de su pequeña ahijada. Su abogado Francisco Onetto, dijo que apelarán la medida.

El argentino nacionalizado paraguayo, de 36 años, fue extraditado a principios de mayo desde México tras haber sido detenido el 20 de diciembre del año pasado en el estado de Puebla, a pedido de la justicia argentina. 

Además de tener que esperar en prisión su juicio, fue embargado por tres millones de pesos (117.000 dólares) por el juez de primera instancia Santiago Quian Zavalía por abuso sexual agravado por el vínculo a su ahijada de 11 años.  Según la acusación, la niña habría sido abusada al menos cinco veces por Fabbro entre 2015 y 2017. Su mujer, la modelo Larissa Riquelme, lo acompañó en su regreso al país y descree de la acusación de su pareja.

El jugador fue procesado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante, agravado por haber sido perpetrado por una persona con parentesco con afinidad y encargado de la guarda de la niña, cometido de forma reiterada (cinco hechos), con concurso ideal con corrupción de menores”, según el fallo. 

En el expediente se incorporaron fotos de supuestos chats de la niña con su padrino así como una declaración por cámara Gesell, utilizada con menores, en la que los niños declaran ante psicólogos sin saber que son escuchados por el juez. La sobrina, que hoy tiene 11 años, declaró con ese proceder en octubre de 2017, en una dependencia del Cuerpo Médico Forense; allí, incluso graficó con muñecos los supuestos ataques de su tío.