La fiscalía especializada en homicidios de Santa FE imputó este domingo al joven de 19 años acusado de matar de una puñalada al chofer de la combi en la que viajaban cadetes del Liceo Militar General Belgrano, cuatro de los cuales terminaron heridos de arma blanca.

Pese a que en principio trascendió que el autor del ataque sería un ex estudiante que habría sido expulsado de la institución por mala conducto, la Justicia desestimó esta versión, de acuerdo a lo señalado por las autoridades.

Lo cierto es que trata de un ex alumno del Liceo que atacó a la víctima fatal y a sus ex compañeros, identificado como  Martín Kunz (19), que ahora afronta los cargos por "homicidio calificado" de Rubén Isidro Walesberg, de 71 años y "homicidio en grado de tentativa" contra los otros damnificados que viajaban en la camioneta, que tienen entre 13 y 17 años.

Según lo que contó a la prensa la fiscal a cargo de la causa, Ana Laura Gioria, el atacante era conocido por los adolescentes "en mayor o menor medida, porque algunos refirieron que lo conocían de vista, sabían como se llamaba, la relación que podían tener por el hecho de haber compartido el ámbito educativo durante algunos años".

 

 

Sin embargo, al ser consultada sobre si el acusado tiene problemas mentales, Gioria dijo que  no poseen "hasta el momento constancia de que tenga algún diagnóstico psiquiátrico".

"No refiere según la entrevista de una psicóloga y también por guardia del hospital psiquiátrico. En las dos ocasiones él, cuando fue consultado, dijo que nunca había recibido tratamiento psiquiátrico de ningún tipo y por el momento no aparece (en la pesquisa) nada de esas características", añadió.

Además, la instructora judicial manifestó que no está establecido si el agresor fue expulsado del liceo, debido a que las autoridades no lo habrían señalado así.

En esa línea señaló que Kunz "ha tenido en su último paso por el liceo algunos problemas de conducta" que las autoridades de la casa de estudios no le especificaron y precisó que "no se dio una expulsión, pero en este momento no estaba concurriendo ni cumpliendo actividades".

 

 

"Según la teoría de la Fiscalía y nosotros conocemos, él se encontraba esperando el arribo de la camioneta, era un trayecto que hacían siempre a la misma hora, con el mismo chofer y en el mismo vehículo, todos los viernes", concluyó Gioria.

El terrible hecho ocurrió este viernes al mediodía, minutos antes de las 13, en la localidad de Colastiné Norte, en cercanías a la Ruta Provincial 1.

La combi que llevaba a un grupo de 10 cadetes que habían salido de franco, se detuvo para comprear facturas en el estacionamiento de una panadería.

En esas circunstancias, el asesino, vestido con la ropa que se usa en el liceo, atacó al chofer de la combi, quien recibió un puntazo en el cuello y murió desangrado en el lugar.

 

 

Luego, hirió a tres estudiantes. Dos de los heridos, un varón de 16 años y una mujer de 17, fueron internados en el hospital José María Cullen con heridas en cuello y la cara y están fuera de peligro.

La víctima restante tiene 14 años y fue llevada al hospital de Niños local con heridas de menor gravedad en una mano.

De acuerdo a la investigación, Kunz esperó la llegada del vehículo en una panadería de Colastiné Norte, un barrio costero del este de la ciudad de Santa Fe, para luego atacar con una cuchilla al chofer y a los liceístas, y finalmente intentar huir.

La fiscal Gioria explicó que no hay constancia de que el imputado tenga problemas psiquiátricos y adelantó que el martes pedirá la prisión preventiva en la audiencia de medidas cautelares que se llevará a cabo en el palacio de Justicia.

 

 

"Al imputado se le atribuyó un homicidio, el del seños Walesberg, calificado, cuatro tentativas de homicidios calificados y la privación ilegal de todos los ocupantes del vehículo, a quienes llevó por un trayecto aproximado de cinco kilómetros de la ruta 1 en la siesta del día viernes", informó la fiscal tras la audiencia que se realizó esta mañana en los tribunales de Santa Fe.

La representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) precisó que "iban nueve pasajeros, pero tres de ellos pudieron quedarse abajo cuando el vehículo siguió camino", por lo que "después siguieron el autor del hecho con seis personas más".

La fiscal dijo que los testigos refirieron que Kunz "ingresó al vehículo portando una cuchilla de importantes dimensiones y se logró secuestrar una cuchilla de esas características cuando se hizo el relevamiento del vehículo, así que estimamos que esa fue el arma utilizada".

Ver comentarios