Los investigadores de la muerte de la mujer que el miércoles apareció en una heladera abandonada en un arroyo del partido bonaerense de Lomas de Zamora, aún no pudieron identificar a la víctima y buscan testigos que aporten pistas, informaron fuentes judiciales y policiales.

El fiscal Lorenzo Latorre, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Lomas de Zamora, aguarda que en las próximas horas los médicos de la morgue judicial realicen la autopsia para intentar determinar las causa de la muerte y si se trató de un homicidio como se sospecha.

El médico que el día del hallazgo participó del levantamiento del cadáver sólo informó que, por el estado cadavérico, el cuerpo aparentaba tener una data de muerte de entre siete y diez días, aunque esta apreciación quedó supeditada a estudios complementarios en la morgue.

Por lo hinchado que estaba el cadáver, el avanzado estado de descomposición y las ropas que cubrían el cuerpo, a simple vista los expertos no notaron ninguna lesión que indique alguna causal de muerte.

Los pesquisas buscan desde el miércoles si las características físicas del cuerpo coinciden con alguna mujer que haya sido denunciada como desaparecida, pero lo cierto es que hasta esta tarde la víctima, cuya edad fue estimada entre 25 y 30 años, no había sido identificada.

La mujer apareció vestida con calzas negras, remera clara y un corpiño negro y estaba descalza. El hallazgo se produjo alrededor de las 11 en el Arroyo Del Rey y su cruce con la calle Florencio Sánchez, en la localidad de Parque Barón, del ya mencionado partido del sur del Gran Buenos Aires.

El cuerpo fue divisado por un joven que merodeaba la zona en búsqueda de chatarra y cobre y llamó a la línea de emergencias 911. El cadáver se encontraba debajo de una heladera blanca marca "Gafa" de dos puertas y la sospecha de los investigadores es que quien desechó el cuerpo lo trasladó dentro de ese electrodoméstico, probablemente en algún vehículo de carga. Según esta hipótesis, cuando arrojaron la heladera al arroyo, la puerta principal se abrió y el cadáver quedó boca abajo en ese sector de poco caudal en el arroyo.

El fiscal Latorre le encomendó a los policías de la comisaría 9na. y de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Lomas de Zamora, buscar testigos que puedan aportar algún dato o una pista sobre el momento en el que apareció al heladera.

En principio, cuando sólo se veía un brazo debajo de la heladera, la policía creyó que se trataba de un hombre, pero cuando los bomberos retiraron la heladera y dieron vuelta el cadáver advirtieron que en realidad se trataba de una mujer.

La heladera Gafa, con varios stickers pegados en la puerta del freezer, fue secuestrada para ser sometida a pericias y búsqueda de rastros, ya que es considerada como un elemento clave que podría ayudar a identificar a la víctima o al eventual asesino.