Dos testigos reconocieron al joven apodado "El Viejo", uno de los detenidos por el crimen del colectivero de la línea 620, asesinado a balazos hace diez días en  Virrey del Pino.

Al participar de una rueda de reconocimiento en la Fiscalía General de La Matanza, dos pasajeros identificaron a Acevedo como autor del homicidio. En el procedimiento participaron un total de siete testigos.

Por el crimen de Alcaraz (26) hay un segundo imputado detenido, Juan Alfonzo Gauto (24), de nacionalidad paraguaya que al igual que Acevedo, está acusado del "homicidio agravado por alevosía y por el uso de arma de fuego".

Ambos sospechosos también están imputados del "robo agravado por el uso de arma de fuego" en perjuicio de una mujer que caminaba por inmediaciones de donde quedó el colectivo detenido y a la que los homicidas le sustrajeron el celular en su huída.

Inicialmente, había sido detenido por el crimen un adolescente de 17 años, a quien llamaban "Rodolfito", liberado el viernes pasado por falta de pruebas. El chico denunció ante la Justicia que cuando lo apresaron fue golpeado y amenazado por un jefe policial para que se hiciera cargo del homicidio.

Tanto Acevedo como Gauto también se desvincularon del crimen en sus respectivas indagatorias ante el fiscal de la causa, Emilio Spatafora, del Fuero Penal de Responsabilidad Juvenil de La Matanza.

Pedido de Justicia

El domingo último, al cumplirse una semana del homicidio, familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo de Alcaraz realizaron en Virrey del Pino una marcha en reclamo de justicia y mayor seguridad bajo la consigna "Todos Somos Leandro".

El crimen fue cometido cerca de las 18 del domingo 15 de abril último, cuando Alcaraz conducía el interno 103 de línea 620 y al llegar a una parada situada en Santiago Bueras y Concordia, de dicha localidad del partido de La Matanza, fue asesinado de un balazo en el tórax y otro en el cráneo efectuado con un revólver calibre .38.

El asesinato se cometió presuntamente luego de una discusión que mantuvo con un pasajero porque no tenía carga en la tarjeta SUBE y de que éste llamara a otro para que concretara el homicidio.