Esta situación tuvo lugar en General Taboada, Santiago del Estero, donde un hombre abusó sexualmente  de dos de sus hijas durante años, y tras quedar convaleciente, obligó a sus hijos varones, de 17 y 20 años para que estos continúen vejando a la menor.

Al mismo tiempo, encadenó a otro hijo con capacidades especiales a un árbol. Además de padecer torturas, todos los hijos del sujeto padecieron hambre y algunos de ellos son analfabetos. Este hombre, murió el pasado jueves.

Los terribles hechos se hicieron públicos después que una de las víctimas, de 14 años caiga al piso de la escuela producto de un desmayo y fuera asistida por algunos compañeros y maestras.

La docente, al levantarla y notar su delgadez y falta de fuerzas la interrogó y la adolescente reveló la mala alimentación que sufría además de los ataques sexuales por parte de su padre y hermanos.

Según pudieron saber los medios locales, la joven habría manifestado: "Mis hermanos me llevan al fondo, al árbol, y se turnan para violarme. Mi padre toda la vida violó a mi hermana que ahora tiene 20 años. Ni bien pudo, la pobre huyó a Buenos Aires. Ahora, me hacen lo mismo que a ella a mí".

Más tarde detalló: "Me pegan con rebenque; me quitan la comida; duermo afuera de la casa; y no me dejan tener amigos". También, contó que su madre intentó defenderlas pero que los hombres de la casa le pegaban hasta el cansancio: "Pobre mi mami, viven pegándole".

Tras la denuncia policial realizada por la maestra, tomó intervención en la causa la fiscal, Cecilia Rímini. quién solicitó investigar la propiedad y detener a los responsable. Por último, la víctima fue asistida médicamente y trasladada a un refugio para chicas. Por su parte, el hermano, de 20 años y con capacidades diferentes permanece en un centro de recuperación especial.