La Justicia penal de La Plata recibió este martes dos nuevas denuncias de pacientes contra el médico urólogo acusado de abuso sexual, con lo cual los casos ascienden a 11, uno de ellos un adolescente de 15 años, informaron fuentes con acceso a la investigación.

Hasta este martes, Pablo Francisco Colaci, de 44 años, que permanece detenido desde el lunes, era acusado de haber abusado de ocho pacientes y un alumno, pero en las últimas horas, dos hombres mayores de edad se presentaron espontáneamente en la DDI platense y en la Fiscalía para denunciarlo.

"Los relatos de todas las víctimas son absolutamente idénticos. El médico repitió el mismo patrón: les hacía tocamientos y masturbación bajo el pretexto de tener que obtener muestras de semen”, contó una fuente vinculada a la investigación, quién describió que en dos oportunidades el urólogo practicó sexo oral a los pacientes. 

El vocero precisó que dos de los denunciantes relataron que Colaci los hizo recostar en la camilla y luego se apoyó sobre ellos de forma tal que con su cuerpo tapó la visión que los hombres tenían sobre sus propios genitales.   

"Ambos manifestaron haber podido sentir, no ver, que les estaba practicando sexo oral hasta hacerlos eyacular. Uno de ellos, se levantó y se fue”, apuntó la fuente. 

Cada uno de los 11 denunciantes realizó la consulta con el urólogo por patologías distintas, lo que contrarresta uno de los argumentos de su defensa, que sostuvo que existen razones médicas que justifican la práctica del profesional, indicó la fuente a Télam.

A la vez, precisó que tras los abusos, Colaci “mandaba a los pacientes a hacerse estudios y a obtener muestras de semen” y detalló que “en esos lugares ni siquiera se tocaba a los hombres, ya que eran ellos mismos quienes debían extraer el líquido”

"Cuando el caso salió a la luz, ayer, muchas personas advirtieron que habían sido víctimas de un abuso y pudieron contarlo a sus familias” y manifestaron que “la mayoría de ellos están en shock porque no es fácil reconocer una cosa así”, apuntó. 

Este martes Colaci se negó a declarar ante la fiscal del crimen Betina Lacki y quedó alojado en la alcaidía de la capital provincial.