El lunes, una seguidilla de amenazas falsas de bomba afectaron a las terminales de trenes de Retiro y Constitución, el anexo de la Cámaras de Diputados y la Casa Rosada. Este martes, fue el Hospital Santojanni el que debió ser evacuado por la supuesta presencia de cinco artefactos explosivos.

Luego de esa ola de amenazas, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich se encargó de sentar una postura clara contra estos actos que "traen perjuicio al país y a la gente". Primero, aclaró que "no existe un patrón de alguien en particular en contra del Gobierno, lo que hay es un efecto repetición, no un hilo conductor". Y luego aseguró que se trabaja de un nuevo protocolo. 

"Estamos haciendo un nuevo protocolo para que no se produzcan estas acciones que perjudican a la gente y habrá una persecución penal a los que realicen estas llamadas, ya que son un delito que trae perjuicio al país y a la gente", manifestó en Radio La Red la ministra.