Elisa Carrió lo hizo otra vez. La polémica diputada nacional, que el domingo 22 arrasó en las elecciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, volvió a sorprender con declaraciones polémicas.Tras haber tenido que pedir disculpas por sus comentarios sobre Santiago Maldonado (comparó el frío del río Chubut con la supuesta criogenia de Walt Disney, y aseguró que había "un 20% de probabilidad que esté en Chile), trascendió un video de la campaña electoral, en la que se la ve defender la prisión domiciliaria para los genocidas.

En esa charla con vecinos del barrio porteño de Belgrano, Carrió aseguró que "hay muchos militares que están condenados en juicios sin pruebas". "Yo soy autora de la ley de nulidad de obediencia debida y punto final, pero nunca busqué la venganza. Además, se devuelve así con el ejemplo: el derecho humano que me quitaste, yo te lo doy. Pero hay casos que están bien juzgados y hay casos de los que no se tienen pruebas", aseguró nueve días antes de los comicios del 22.

Durante esa charla, en la que justificó la obediencia debida porque "había violencia en todos lados", pidió a sus interlocutores no difundir el contenido de su discurso "porque no va a ayudar al debate, sino que va a ser usado para embarrar más la cancha", y les aseguró que está "buscando los consensos" para pedir revisiones de los juicios.