La cámara baja abrió la puerta a un profundo debate.

Por Luis Mendoza 
lmendoza@cronica.com.ar 

En medio de la campaña electoral en ciernes y del debate planteado en torno a la desaparición de Santiago Maldonado, en la Cámara de Diputados se comenzó a mover la idea de convocar a un nuevo Congreso Pedagógico Nacional (CPN) con el objetivo de trazar un diagnóstico y formular propuestas de políticas públicas para la educación que viene.

La semana pasada se reunió, sin mucho ruido mediático, la Comisión de Educación de la Cámara Baja para iniciar el debate sobre tres proyectos de ley que apuntan en ese sentido, presentados por los diputados Alejandro Echegaray (Unión Cívica Radical), Ivana Bianchi (Compromiso Federal) y Gustavo Martínez Campos (Bloque Justicialista).

El debate se dará además en medio de fuertes reclamos de los gremios al nuevo ministro de Educación nacional, para convocar a la negada paritaria nacional, y entre rumores de un cambio de categoría para los profesores de idiomas extranjeros. La idea es invitar a especialistas en educación para profundizar el debate y unificar el criterio a fin de llamar al Tercer Congreso Pedagógico Nacional, con el fin de reunir a docentes, estudiantes, padres, gremialistas, funcionarios y a la dirigencia de los partidos políticos para debatir sobre la educación en las próximas décadas.

El impacto de la irrupción de las nuevas tecnologías de comunicación e información todavía no ha sido dimensionado, procesado y tampoco incorporado en las normas educativas vigentes. Ese será uno de los desafíos. Temas como el deterioro de los niveles educativos inicial y medio, el crecimiento alarmante de la deserción escolar en sus distintas etapas; el descenso de la respuesta en los alumnos en las pruebas de evaluación y la calidad en la formación y capacitación docente, serán algunos de los tópicos a considerarse en el próximo congreso pedagógico.

Paritarias, en la mira

Las siempre complejas negociaciones paritarias que año tras año generan discusiones, debates y medidas de fuerza de parte de los docentes de las distintas provincias, también se pondrán en el eje del debate. Los bajos salarios docentes y la insuficiente infraestructura escolar representan problemas crónicos que deben discutirse con la idea de evitar los crecientes niveles de conflictividad que afectan a los trabajadores de la educación y a los alumnos.

Pero uno de los puntos centrales a discutirse tiene que ver con la falta de inclusión y de calidad del sistema educativo, que ha hecho perder a la educación su potencialidad como herramienta que brinda igualdad de oportunidades para el ascenso social.