El jefe de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, dijo que estan "convencidos, como la gran mayoría de la gente, que hay que cambiar y hacer una reforma del sistema educativo", y destacó que ayer "dos o tres colegios levantaron las tomas".

Rodríguez Larreta insistió en que detrás de la protesta hay sectores del kirchnerismo y reiteró que muchos de los cambios que introduce la reforma, como las prácticas laborales, "vienen de una ley nacional que impulsó" el gobierno anterior.

 El jefe de Gobierno dijo al referirse a la implementación del plan “Secundaria del futuro‘: “Estamos convencidos que hay avanzar en una reforma, sin ninguna duda, y creo que está convencido todo el mundo, por supuesto, siempre vamos a estar abiertos al diálogo”.

Asimismo, volvió a defender las prácticas laborales en el último año del secundario, ya que “son con contenido pedagógico” y "se hacen en todo el mundo".

"La escuela está cada vez más lejos de la realidad que los chicos enfrentan cuando salen de la escuela", enfatizó, y agregó que el cambio que se plantea con la reforma "es bastante más amplio que el tema de las pasantías" ya que “empieza desde el jardín”.

Larreta señaló que la ministra Educación porteña, Soledad Acuña, seguirá "insistiendo en el diálogo" con los estudiantes como "desde el primer día" para resolver el conflicto.

En una reunión que se realizó el miércoles en la cartera educativa de la Ciudad, los representantes de los centros de estudiantes le reclamaron a Acuña que postergue la implementación de la reforma y ratificaron las tomas de casi 30 colegios.

En tanto, el defensor del Pueblo porteño, Alejandro Amor, advirtió a los alumnos que participan de la toma de colegios secundarios que no le "importan los insultos" que reciba por compartir con el gobierno porteño que las escuelas "tienen que estar abiertas y con chicos estudiando”.

El ombudsman, no obstante, alertó a la administración de Rodríguez Larreta que debe repensar la reformar y evaluar “qué se puede corregir, qué se puede mejorar y qué puede ser suprimido”.

Amor, que auspició como mediador el encuentro del miércoles, exhortó a ambas partes a conformar una “mesa de diálogo” que permita descomprimir la situación.

"No importan los insultos y las críticas que tengamos: voy a seguir apostando a que haya un diálogo con responsabilidad por parte de todos”, sostuvo.
 

Fuente: DyN