El último dato oficial de desocupación es un golpe en el medio del pecho. La tasa de desempleo fue de 11% el año pasado y sino resultó mayor se debió a las medidas del Gobierno del presidente  Alberto Fernández que asistió a empresas con ATP e iniciativas como la prohibición de despidos y la doble indemnización

Pero así como la pandemia no será eterna, las restricciones y los paliativos asistenciales; tampoco. El virus de la desocupación azota al mundo de la mano del Covid-19 y América Latina y el Caribe llevan la peor parte. Según la Organización Internacional el Trabajo (OIT), por ejemplo, el desempleo subió 10% en toda la región durante el año pasado y afectó especialmente a las mujeres.  

Ayer se conoció un dato que generó cierto alivio, aunque con barbijo de acuerdo a los tiempos que corren. El INDEC difundió que entre enero y marzo de este año el PBI subió 2,5%; es decir la economía mejoró. ¿Lo habrá hecho también el empleo?

Incluso, el ministro de Economía, Martín Guzmán, prevé que este año la actividad económica crecería 7%, pero como el año pasado se desplomó 9,9% recuperarse llevará tiempo e impactará directamente en la búsqueda de trabajo.

El Gobierno intenta un antídoto para apuntalar la creación de empleo 2021 e incentivar el consumo recuperando el salario. También ayer el presidente, Alberto Fernández cuestionó a la oposición con dureza y precalentó el clima electoral. En la inauguración del 48 Congreso Nacional Bancario, disparó: "Ahora me reclaman la segunda dosis de veneno", en alusión a las críticas que la oposición realizó sobre las vacunas. 

El Presidente también señaló, en relación al otro virus del desempleo que su preocupación es que los trabajadores tengan más derechos y que los sueldos le puedan ganar a la inflación

Cómo le fue al empleo

En este contexto, el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) difundirá hoy a la tarde el nivel de desocupación registrado entre enero y marzo. En el mismo período del año pasado (casi sin pandemia) había sido de 10,4%. Habrá que ver cómo fue este primer trimestre luego de que la economía creciera 2,5% entre ambas mediciones.

Otros pronósticos privados señalan una tasa de desocupación elevada porque con las restricciones del año pasado durante la fase 1 la gente no salió a buscar trabajo.

Por ejemplo, para el Observatorio de la Universidad Católica Argentina, a fines del año pasado la desocupación había alcanzado al 13,9%, frente al 11,3% con que había cerrado el 2019.

Por A.G.