El juez  Julián Ercolini se declaró incompetente en la denuncia original que promovió el fiscal Carlos Stornelli por lo que se la envió a su colega Claudio Bonadio, quien ahora tendrá que responder si o no acepta el expediente.

El giro rotundo en la causa es el resultado de la ampliación de la denuncia por parte de Stornelli, que en un primer momento hablaba de una extorsión por parte del falso abogado Marcelo D'Alessio por haber pedido dinero dinero a su nombre.

Pero luego el fiscal sostuvo que debía investigarse no solo a D'Alessio sino también al empresario Pedro Etchebest, a su hijo y a otras personas por entender que había un complot contra el expediente de los cuadernos de las coimas.

Etchebest presentó la denuncia contra  D’Alessio el 28 de enero y luego se fue del país, hacia Estados Unidos. Desde entonces se encuentra autoexiliado.

La otra partícipe necesaria del golpe de timón que sufrió la causa es la fiscal Alejandra Mangano quien entendió que el objeto procesal no sólo se había ampliado sino que coincidía con la denuncia que en su momento radicó la diputada Elisa Carrió.

En dicha exposición, Carrió y las legisladoras Mariana Zuvic y Paula Oliveto, acusaron a Cristina Kirchner, al ex embajador Eduardo Valdes, a D'Alessio, a los ex comisarios Ricardo Bogliuk y Aníbal Degastaldi, y al juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla.

La última palabra la tiene ahora Bonadio, quien de no aceptar la causa quedará trabada en una cuestión de competencia entre los jueces. Martín Irurzun, presidente de la Cámara Federal, sería, en tal escenario, el encargado de resolverla.