E n medio de la polémica que generó la situación entre Bolivia y Argentina, respecto a los servicios de salud, y luego de que el gobierno del país vecino advirtiera que hará una "adecuación", tras la negativa del martes, el canciller argentino Jorge Faurie expresó que "no alcanza" el anuncio de Bolivia.

"Vamos a tener que discutir algo más amplio", agregó el funcionario. Y detalló que "esto es una cosa para un diálogo más completo del que hubo hasta el momento. Nosotros le planteamos por la nota (a la cancillería boliviana), que le mandamos en octubre del año pasado, la idea de tener un mecanismo de reciprocidad, y ellos sólo nos contestaron en febrero con una nota" que no tiene las características que "requieren este tipo de respuestas".

A su vez, el canciller remarcó el tema de las madres que van a tener a sus hijos a territorio jujeño: "Tenemos que analizar un mecanismo de reciprocidad que pase por distintas categorías. Uno, el caso de las parturientas, que es una de las categorías que ellos tienen, o de las personas con mayor edad. La verdad es que los argentinos no van a atenderse allá".

El canciller argentino recibirá este jueves en su despacho al embajador boliviano en Buenos Aires, Javier Tito Véliz, al tiempo que en Bolivia se mantienen otras negociaciones con el embajador argentino, Normando Álvarez García. Las palabras de Faurie responden a los dichos del canciller Fernando Huanacuni, quien había anunciado este miércoles que Bolivia hará una "adecuación" de su norma interna, para otorgar atención de salud "en reciprocidad", para que los ciudadanos argentinos "gocen de los mismos derechos" que los bolivianos en ese país.

Además, el funcionario señaló que "hay 632.000 bolivianos en Argentina, entre residentes y temporarios". Dijo, en tanto, que la iniciativa es para despejar "dudas sobre la supuesta tensión entre nuestros gobiernos", y aseguró que "existe un buen nivel de diálogo en la relación bilateral entre ambos países que condujo a la resolución de cualquier asunto en nuestra agenda compartida".

Por su parte, el cónsul de Bolivia en Jujuy, Nelson Guarachi Mamaní, explicó que Bolivia "no tiene restricciones para la atención a extranjeros, pero, como sucede en Argentina, cuando se va por una atención se deben sacar turnos con días de anticipación y por ello muchos optan por terminar en el ámbito de la salud privada, sobre todo si son turistas de paso".

Advertencia
El referente de la comunidad boliviana en Argentina, Juan Vázquez, advirtió que el impulso oficial a un proyecto de ley para cobrar a extranjeros que no posean residencia permanente el acceso a la salud y la educación "marca una apertura a actos xenófobos", por lo que hay "preocupación" entre los residentes.

Irregularidades
Por otra parte, el gerente de la sede de Anses en Esquel, Osvaldo Zampella, informó este miércoles que el organismo detectó al menos 15 casos de irregularidades en la adjudicación del beneficio jubilatorio, entre ellos el de un ciudadano chileno que viajaba cada dos meses de Puerto Montt a esa ciudad chubutense para recibir gratis remedios a través de PAMI, la obra social de los jubilados.