Los eventos religiosos en iglesias y lugares cerrados podrán realizarse respetando, como máximo, un aforo del 30% en zonas de alarma y de alto riesgo epidemiológico, según dispuso el Gobierno nacional en una resolución que lleva la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y que saldrá publicado en el Boletín Oficial, informaron a Télam fuentes oficiales.

La medida del Gobierno nacional fue en respuesta a un pedido cursado por los diferentes credos a la secretaria de Culto que encabeza Guillermo Oliveri.

Las misas podrán ser realizadas con un aforo del 30%. 


"Exceptúase de la suspensión dispuesta en los lugares considerados como de alto riesgo epidemiológico y sanitario y en situación de alarma epidemiológica y sanitaria, a la realización de eventos religiosos en lugares cerrados que impliquen concurrencia de personas, en los que deberá observarse, como máximo, un 30 % de aforo", dice la Decisión Administrativa.

En el artículo siguiente se aclara que quienes asistan deben cumplir con las "Reglas de Conducta Generales y Obligatorias para disminuir el riesgo de contagio de COVID-19 y de los protocolos vigentes en cada jurisdicción".



Se descuenta que quienes participen deberán asistir con tapabocas, mantener el distanciamiento social, cuidar el lavado de manos, mantener la sanitización del lugar y tener disponible alcohol en gel, entre otras medidas de prevención. 

La decisión se adoptó tras evaluar el pedido qu e tramitó ante la Jefatura de Gabinete la Secretaría de Culto del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.



Esta medida se da en el marco de la importancia de "ampliar, reducir o suspender las normas previstas, de acuerdo a la evaluación del riesgo epidemiológico y sanitario, previa intervención de la autoridad sanitaria nacional".

La medida entrará en vigencia a partir del día de su publicación en el Boletín Oficial.