El represor Astiz mostró un libro y le sonrió a los familiares de las víctimas.

El presidente del Tribunal Oral Federal 5, Daniel Obligado, amenazó con desalojar la sala en donde se leyó la sentencia del juicio ESMA por violentos enfrentamientos entre grupos presentes. Además, el magistrado debió gritar "silencio" ante la multitud y advirtió: "no van a tener otra que controlar sus emociones". 

Alfredo Astiz, el represor, exhibió un libro que no llegó a verse, sonriendo y apuntado al lugar donde están los familiares de las víctimas.