El ex mandatario de la Nación Mauricio Macri formará parte de la delegación argentina que disputará el Mundial de Bridge, que se realizará que se jugará del 27 de marzo al 9 de abril en la ciudad de Parma, Italia.

Para poder formar parte de la competencia, Macri consiguió la autorización del juez Julián Ercolini para salir del país, ya que se encuentra procesado en la causa del espionaje a los familiares del ARA San Juan.

Fernando Lema, el presidente de la Asociación Argentina de Bridge, explicó cómo fue elegido Macri para representar a la selección argentina en la competencia máxima de este juego de naipes.

"Debe ser un jugador muy bueno como para haber sido elegido para representar a la Argentina en el mundial. Macri calificó primero en una selección interna que se hizo en el país", resaltó Lema, en diálogo con Radio 10.

Al respecto, el dirigente deportivo agregó que el equipo del ex presidente participó del campeonato sudamericano en primera instancia para llegar al mundial, que se realizó por zonas como eliminatoria previa.

"En nuestra zona tenemos dos plazas, los dos primeros que ganan ingresan en el Mundial. Macri tuvo la suerte de ganar en su categoría senior, de mayores de 60 años, y adquirió el derecho de participar, él y los otros cinco jugadores", señaló el presidente de la Asociación Argentina de Bridge.

Por su parte, Lema informó que en el caso de Argentina, los jugadores que van a la competencia máxima deben pagarse el viaje, la estadía y la inscripción, que es de 4 mil euros por equipo.

"El Mundial dura dos semanas y cada match dos horas y a veces son cuatro match por día, por eso son dos parejas y una tercera descansa, se van rotando. Macri comenzó a participar cuando dejó la presidencia y jugó cada vez con mayor frecuencia con su compañero y gran maestro argentino Pablo Lambaro, que era el profesor del papá, Franco Macri", confió Lema. 

En torno a algunos detalles sobre cómo se juega el deporte, el dirigente indicó que se juega con cartas de póker y que hay dos partes y una licitación.

"Los jugadores compiten para ver quién se va a quedar con el contrato y una vez que finaliza la licitación, hay que cumplir. Si cumplís con el contrato, tenés un premio; si no cumplís, tenés una multa", sostuvo Lema.

Sobre el juego, añadió que "los puntos positivos o negativos se van anotando en una planilla, se juegan 16 manos, cada mano tiene un score, y se juega en dos mesas a la vez, por eso no hay azar".

Ver comentarios