La causa se originó en 2006 y busca determinar si el vehículo en cuestión y otros autos ingresaban al territorio argentino sin pagar impuestos para luego ser vendidos, en lugar de ser utilizados por diplomáticos.

Según consignaron fuentes judiciales, el llamado a indagatoria para Ricardo Echegaray está previsto para el próximo 19 de diciembre y en ese trámite el magistrado procurará establecer por qué el entonces director de la Aduana permitió el ingreso de un coche para un representante taiwanés, pese a que ese país no tenía estatus diplomático. 

Además, en el ingreso del vehículo no habría intervenido el Ministerio de Relaciones Exteriores, tal como es usual en esos casos, y por eso se sospecha que el ex funcionario podría haber incurrido en el delito de contrabando agravado.

El magistrado prohibió a Echegaray salir del país porque entiende que existe “peligro de fuga” y se basa en una escucha que el imputado mantuvo con el ex titular de la AFI, Oscar Parrilli, en la cual pedía precisiones sobre “cómo iban las causas judiciales” 

En el trascurso de esa escucha, Parrilli le confiaba a Echegaray que el juez federal Sebastián Casanello era “un flojito, presionable” en función del rol que el magistrado exhibía en la investigación de la causa denominada como la Ruta del Dinero K.