Manzur, Insfran, Bertone y Carlos Verna son quienes invitaron a Sergio Massa y a Miguel Ángel Pichetto al encuentro en el CFI. Se discutió el fondo sojero, presupuesto y situación económica. Poco antes se había realizado el anuncio del Presidente y el mercado se seguía rompiendo. De hecho el dólar pasó los 34 después del anuncio de Mauricio Macri. La CGT se acercó hasta el CFI a contarles que habían tomado la decisión de ir al paro el 24 de septiembre. 

Durante el encuentro, se definió que hay que plantear un presupuesto alternativo que cumpla con las metas del fondo del 1.3, que cumpla con el objetivo del equilibrio fiscal, pero estableciendo distintos parámetros. Por ejemplo recortar el 25% de todos los cargos jerárquicos en todos los ministerios, que son los cargos que agregó el gobierno de Macri. Avanzar con las retenciones a la minería. Postergar la rebaja que le hizo Macri a los impuestos de ganancias en balances, con lo cual ya hay 70 mil millones más para el año que viene. Aumentar bienes personales a todos los que tienen más de 5 millones de dólares en efectivo o en fondos, o que tienen propiedades en el exterior. No van a permitir recortes del gasto educativo, porque consideran que la educación es una inversión. 

Tampoco van a permitir recortes de ciencia y tecnología, porque eso hace al futuro y al desarrollo del país. No van a permitir recortes de fondos a Provincias y a Municipios sobre inversión pública. Sí en cambio, el recorte a la obra pública nacional no empezada. No van a permitir que se congelen los salarios y que se toque el gasto social y la jubilación. En definitiva, el sendero que hay que recorrer para que se cumplan las metas es distinto del que plantea el Gobierno, que defiende a grandes empresas y a quienes tienen plata en el exterior. 

Quienes participaron del encuentro defienden a los trabajadores, a los jubilados y beneficiarios de programas sociales. De hecho, están planteando que el 04 que habilitó el FMI se dispare como fondo social de emergencia a provincias y municipios.

Durante el encuentro, Massa tomó mate junto con el vicegobernador de Chaco, mientras otros eligieron café o agua. 

Al mediodía, se sumaron al CFI los representantes de la CGT para avisar que había anunciado un paro (para los próximos 24 y 25 de septiembre) y para plantear que “necesitaban que la oposición uniera fuerzas para cuidar el laburo de los argentinos, porque el tema no da para más”. Por su parte, algunos gobernadores, como Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Mariano Arcioni (Chubut) plantearon judicializar el Fondo Sojero y otros piensan renunciar al Pacto Fiscal, porque el Gobierno incumplió. 

Se va a convocar a una reunión para el martes que viene e invitar a los gobernadores que faltaron esta jornada. De los 16 gobernadores peronistas, estuvieron presentes 10. 

En la reunión, Massa hizo un diagnóstico y dio un panorama económico de lo que entiende va a ser la evolución de la economía del país: los mercados, la posibilidad de que las provincias puedan tomar o no deuda el año que viene, el deterioro de salarios y jubilaciones y el problema real que representa tarifas y trabajo.