El martes se vivió una tensa jornada en el edificio que la legislatura tiene sobre la calle Riobamba, a raíz de las fuertes discusiones que emanaron durante el tratamiento del proyecto de reforma previsional que propone el oficialismo.

Una de las discusiones más llamativas fue la iniciada por el legislador Nicolás Massot, quien lejos de aclarar o proponer lineamientos en base a la reforma que se estaba tratando incurrió en provocaciones sin sustento.

El presidente del bloque de diputados nacionales del PRO, Nicolás Massot, respondió a los representantes del Frente para la Victoria que "si quieren pedir por la guita, vamos a buscarla a -los penales de- Ezeiza o Marcos Paz", y remarcó que desde Cambiemos están arreglando "lo que otros no tienen los huevos para arreglar".

"Yo no soy para nada amigo de la grieta, la desprecio, pero algunos, con mucha liviandad se dedican a criticar lo que ellos mismos formaron. Prendieron fuego la casa y se quejan del humo", lanzó Massot.

Sin embargo, el diputada opositor, Rodolfo Tailhade, no quiso dejar pasar por alto los improperios del oficialismo e invitó a Massot a visitar las cárceles que mencionó.

"Le voy a decir al diputado Massot que fue absolutamente innecesaria la provocación en la que entró hoy. Hacés honor a tu apellido, hacés honor a tu apellido, Massot. Y lo que te voy a decir es: te invito si querés, yo voy a Marcos Paz a visitar a los prisioneros políticos que tiene tu gobierno y vos vas a ir a las celdas de los amigos de tu familia, que están ahí por haber matado y desaparecido a 30 mil compañeros, gracias señor presidente".
 

La acusación al tío de Massot

Massot, de 31 años, es hijo de Alejandro Massot, accionista del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca, y sobrino de Vicente Massot, el director del periódico, que está acusado de encubrimiento y complicidad en una causa en la que se investiga la desaparición de los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Angel Loyola durante la última dictadura.

Vicente Massot es el dueño y director del diario La Nueva Provincia y este año fue enjuiciado por delitos de lesa humanidad, pero no recibió condena. En marzo pasado, fue beneficiado con una falta de mérito firmada por el juez federal subrogante de Bahía Blanca Claudio Pontet en una causa por complicidad empresarial con delitos cometidos por la última dictadura cívico militar. 

El fallo del juez interino, que cesó en el cargo cuando el Consejo de la Magistratura no ratificó su designación, fue apelado con severas críticas por los fiscales de la Unidad que interviene en procesos por crímenes de lesa humanidad en Bahía Blanca, Miguel Palazzani y José Nebbia.

La Unidad Fiscal acusa a Massot de ser coautor del homicidio, cometido en 1976, de los obreros gráficos y sindicalistas de base Heinrich y Loyola tras un conflicto sindical registrado el año anterior en La Nueva Provincia, principal diario de la localidad del sur bonaerense.

Pero también lo acusan de haber efectuado "aportes esenciales" para "el ocultamiento deliberado de la verdad" en los secuestros, torturas y homicidios de 35 personas a través de tareas de acción psicológica desde las páginas del diario, al servicio de los represores de la dictadura.