Por Florencia Golender
fgolender@cronica.com.ar
 
CRO261117-002P.indd

"EL FRUTO DEL CONSENSO ENTRE LOS DISTINTOS SECTORES", por Daniel Lipovetzky (Cambiemos)

"Estamos en una época de cambios saludables y necesarios, sin demagogias y en pos de soluciones posibles, para convertirnos en un país cada día mejor. No es sólo lo que llevamos adelante sino cómo lo hacemos, marcando distinciones históricas que orientan nuestros proyectos hacia serias responsabilidades. Todos estamos comprometidos con esto, empezando por nuestro Presidente que, lejos de subirse al triunfo con más del 42% y enviar reformas directamente al Congreso, eligió hacer acuerdos. Es el camino del consenso, del diálogo con todos los sectores involucrados. La reforma laboral se ha discutido con la CGT y se coordinó la Reforma Previsional con los gobernadores, por ser un tema federal que compete a todos los argentinos. Unánimemente los gobernadores firmantes del Pacto Fiscal acordaron que había que hacer una reforma previsional, donde se incluyesen cambios sumamente positivos; como lo son la modificación del cálculo de la movilidad jubilatoria y el seguir cumpliendo la meta de llegar al 82% móvil, el proyecto garantiza a los beneficiarios de la Prestación Básica Universal que acrediten 30 años o más de servicios con aportes efectivos, el pago de un suplemento dinerario hasta alcanzar un haber previsional equivalente al 82%. A esto se suma la posibilidad de que un trabajador -y no el empleador- pueda optar por seguir trabajando 5 años más respecto de los topes que rigen en la actualidad, pues la esperanza de vida ha aumentado y muchos se sienten plenos para continuar activos y en condiciones de generar ingresos más allá de los 65 años. Celebramos los cambios hechos. Posibilitamos un sistema transparente y sustentable basando nuestras proyecciones de cálculo en los actuales índices del Indec, confiables gracias al trabajo que asumimos desde todas las áreas, para asegurarles a nuestros jubilados la posibilidad de proteger su poder adquisitivo. Hoy, gracias a la Ley de Reparación Histórica muchos jubilados ya percibieron un incremento en sus haberes y continuaremos en esa dirección con estas modificaciones, después de un diálogo fructífero con los mandatarios provinciales. Sin falsas promesas y fruto de los consensos, buscando el progreso para todos".

"LOS MÉTODOS QUE NO FUNCIONARON EN LOS 90", por Mirta Tundis (Frente Renovador)

"El Poder Ejecutivo lanzó un paquete de reformas que esta semana comienzan a tratarse en el Senado, la reforma laboral y previsional. Entre ellas la de mi mayor incumbencia, por ser la presidenta de la Comisión de Previsión y Seguridad Social de la Cámara de Diputados y mi lucha de más de 30 años por nuestros adultos mayores, es la reforma en el sistema previsional. La iniciativa oficial perjudica muchísimo a nuestros jubilados. Entre las modificaciones más graves está la de cambiar la fórmula de movilidad jubilatoria, para realizar el aumento de las jubilaciones y las asignaciones, que se ajustarían por la inflación, desechando la actual Ley de Movilidad. El Presidente anunció que el aumento será trimestral, por inflación no por recaudación, y así el gobierno ahorraría 110.000 millones de pesos por año que, al final del cálculo, el resultado será menos dinero en cada aumento. Lo que perjudica al 70 por ciento de los jubilados, que ya están por debajo de la línea de pobreza. Hoy son más de 3 millones de jubilados que cobra 7.200 pesos, más de 5 millones percibe montos por debajo de los 15.000 pesos, y el costo de alimentación, medicamentos y transporte es muy alto. Es inadmisible que el “ahorro” que se propone realizar el Poder Ejecutivo, para achicar el déficit fiscal, provenga del lado de los que menos tienen. El sistema previsional ya está en crisis, porque no es sustentable, porque no tienen el poder de recaudación que necesitan. Tal vez el gobierno se olvidó, pero en los ‘90, cuando Domingo Cavallo era ministro de Economía, aplicó un método similar, del cual hasta el día de hoy muchos jubilados sufren las consecuencias. Por eso, en 2008 se aprobó la Ley 26.417, que contempla aumentos semestrales, de acuerdo a la relación entre la variación salarial y la recaudación de Anses. Me gustaría saber por qué cada vez que el gobierno decide hacer un ajuste, siempre los afectados son los jubilados y los pensionados. Ellos ya hicieron demasiado esfuerzo por el país. Ahora es el momento de recompensarlos. Y por eso yo no puedo acompañar esto. No beneficia a los jubilados en nada, es un aumento basura".

"SIGUE SU CURSO LA GRAN ESTAFA DE MACRI A LOS JUBILADOS", por Axel Kicillof (FpV)

"En la historia del sistema jubilatorio argentino se registran períodos de avance, pero también de fuerte retroceso. Todo empezó con el primer peronismo, cuando la población con acceso al retiro se multiplicó por seis, a través del sistema de cajas por sindicato. Pero pronto, en 1968, el gobierno de facto de Onganía, argumentando que el sistema era insostenible, elevó la edad jubilatoria y se redujeron los haberes. Durante la dictadura militar de 1976, los haberes cayeron en picada. Luego, en 1994 el gobierno de Menem ensayó una reforma del sistema a través de su privatización, en manos de las AFJP. Los efectos fueron nefastos: la mínima se mantuvo congelada durante 12 años en $150. Los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner se abocaron a revertir las consecuencias del neoliberalismo. No sólo se estatizaron las administradoras privadas, sino que entre 2003 y 2015 la mínima creció de $150 a $4.300 (28 veces), muy por encima de cualquier estimación de la inflación. Además, se logró una cobertura cercana al 100%, se incorporaron 3,5 millones al sistema. Llegamos así a la era Macri. La comparación entre las promesas y la realidad es francamente perturbadora. Siendo oposición votó en contra de la recuperación de las AFJP, y en campaña electoral prometió el 82% móvil. Los resultados fueron opuestos. Durante 2016 el poder adquisitivo de los haberes cayó un 10%. La Ley de Reparación Histórica creó una nueva clase B de jubilados: los que no tengan los aportes recibirán un 20% menos que el haber mínimo. En cuanto a la reforma que se propone ahora, es la misma receta de siempre. Ni siquiera se tomaron el trabajo de pensarla ellos: es la rigurosa puesta en práctica de las “recomendaciones” que hizo el FMI en octubre de 2016. El cambio en la fórmula de actualización hace que en marzo, en lugar de $8.200 que arroja la fórmula actual, la mínima llegue a $7.617 con el cálculo propuesto por Macri y $43 más con la que acordó el Senado. Se les quitaría a los jubilados cerca de $100.000 millones".