La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, afirmó que "hay un ciclo en la Argentina que se terminó: el de la cadena nacional, de la puesta en escena de la oscuridad impune y el de las promesas incumplidas sin costo”.

Asimismo, advirtió que el desafío que afronta en su gestión al frente de la provincia "fue más duro de lo que imaginamos" pero también aclaró que en Cambiemos: "Somos una dirigencia distinta que se hace cargo del desafío". Vidal realizó esas declaraciones al cerrar el Foro del Cambio, que reúne a los candidatos a intendentes de Cambiemos en distritos bonaerenses gobernados por la oposición.

El encuentro -el primero del año- se realizó en la localidad de San Miguel del Monte, contó con la participación de más de 300 referentes territoriales y candidatos en los 66 municipios donde no gobierna el oficialismo. “Somos un mismo equipo, superamos todos los desafíos y Cambiemos está fuerte porque estamos donde queremos estar y somos parte de este proyecto político que quiere cambiar la Argentina”, destacó la mandataria.

En ese sentido, resaltó que "hay 300 obras hidráulicas en la provincias, centenares de obras que durante años no se hicieron, obras que no se ven pero que hacen que la gente no pierda todo”. Y, completó: “Elegimos no un gobierno para que lleve el colchón al día siguiente, sino el que hace la obra para que no se inunde mas”.

En una síntesis de su gestión también resaltó que "los punteros ya no están en los barrios, ahora está el Estado y las obras empiezan y terminan, ya tenemos 1.800 que empezaron y terminaron". Ahora, acotó, "no hay complicidad ni impunidad en materia de corrupción, por eso es momento de ser equipo más que nunca“.