Por Gabriel Calisto
@gcalisto

Con una suba del inmobiliario rural del 38% y nuevos impuestos al juego, la provincia de Buenos Aires presentó formalmente su proyecto de Presupuesto 2019, con el que María Eugenia Vidal entrará al último año de su primer mandato electoral.

Desde la gobernación aseguran que “2018 fue más duro de lo esperado” y que para eso se tomaron medidas “para acompañar a los sectores más vulnerables en la transición hasta que la economía retome el crecimiento”. Esa expectativa, aseguran desde La Plata, se concretaría “en el primer o segundo trimestre” de 2019. Fuera de la “ley de leyes” quedará la compensación por el Fondo del Conurbano que la provincia negocia bajo siete llaves con funcionarios nacionales, que pidieron posponer su resolución para después de la aprobación del Presupuesto nacional.

Pese a eso, en una ronda con periodistas -entre ellos Crónica- desde la gobernación aseguraron que en el Ejecutivo nacional “nos reconocieron el compromiso, pero no hay nada definido en cuanto a cómo se harían las transferencias”.

El monto del que se habla no es menor: son 19 mil millones de pesos que llegarían a las arcas en un año electoral, y cuya distribución todavía deberá ser determinada hacia las diversas áreas, al igual que el traspaso a los municipios.

El capítulo impositivo trae las novedades salientes: habrá una nueva rebaja de ingresos brutos, por un monto total de 10 mil millones de pesos. Esa pérdida de recaudación será compensada por el incremento del inmobiliario rural, que será del 38% para todos los casos. Según los funcionarios de la provincia, “el 75% de los contribuyentes pagarán menos de $100 por mes de suba”.

Además, habrá nuevos impuestos al juego: un 2% de todos los premios de las tragamonedas, así como la apertura para las apuestas electrónicas, a las que se les buscará cobrar un canon e ingresos brutos como a las apuestas tradicionales. El último punto puede plantear conflictos hacia adelante: la previsión de incremento salarial para los estatales (médicos, empleados, docentes y policías, entre otros) es del 23%, acompañando la inflación: “Es una pauta, pero no condiciona la mesa que se dará el año que viene”, aseguraron desde La Plata.