Apenas dos días después de la reunión del gabinete con intendentes peronistas, que reclamaron declarar la emergencia social, la gobernadora María Eugenia Vidal anunciará hoy una serie de medidas económicas destinadas a contener la angustiante situación. Tras un nuevo encuentro junto a sus ministros, la mandataria decidió reforzar algunos de los planes sociales que consideran claves como el Plan Más Vida y las asignaciones familiares.

En total, serán 1.200 millones de pesos extra destinados a los barrios más necesitados. Según adelantaron desde la gobernación a Crónica, los incrementos serán del 15% sobre ambos ítems a partir del mes de octubre, así como también sobre las becas de las Unidades de Desarrollo Infantil (UDIS) y las jubilaciones mínimas que paga la provincia.

El refuerzo sobre los planes sociales se da dos meses después de lo anunciado en julio, cuando también se incrementó el monto destinado al plan Más Vida y, en aquella ocasión, el envío de leche a las maternidades. En aquel entonces, y separándose de las voces nacionales, Vidal había reconocido un fuerte incremento en la demanda de los comedores sociales y comunitarios, especialmente en el conurbano, como consecuencia de la crisis económica.

El discurso de este miércoles, cerca de las 10 de la mañana, retomaría esa impronta, aunque los detalles se seguían afinando junto a la jefatura de gabinete provincial. Pese a eso, buscarán diferenciarse del pedido de los intendentes del peronismo: "Ni se trató ese tema en el diálogo con los ministros", le confirmó uno de ellos a este diario.

De hecho, desde calle 6 aseguran que las medidas se habían adelantado a los mandatarios radicales, con quienes María Eugenia Vidal mantuvo un encuentro el jueves de la semana pasada. No obstante, en el mitin que el ministro de Gobierno, Joaquín De la Torre, y su par de Desarrollo Social, Santiago López Medrano, compartieron con los jefes comunales del PJ se había adelantado que habría un refuerzo alimentario, aunque sin mayores detalles.

Los distritos que mayor alarma generan son los mismos que durante toda la gestión: Moreno, gobernado por el kirchnerista Festa; y Mar del Plata, del macrista Carlos Arroyo. "La situación nos preocupa, pero no vemos posibilidad de desbordes. Creemos que con las medidas que tomó el gobierno nacional, y sumando algunas propias, podemos mantener la tranquilidad", le había dicho a este diario uno de los ministros más importantes del gabinete de Vidal.

Con la mira puesta en diciembre, y tras los saqueos que se registraron en algunas localidades, los funcionarios mantienen su tensa calma: "La gente que menos tiene es la menos predispuesta a este tipo de acciones. Si bien descarto una mano política detrás, hay grupos en redes sociales que lo ven como una picardía y no toman conciencia del drama que generan", agregó.