Después de pasear por un mes en la ciudad estadounidense de Miami, el hijo de Ricardo Fort, Felipe volvió a nuestro país, pero apenas pisó nuestro suelo, recibió una noticia que le frustró un sueño que lo vinculaba a su padre y la fábrica de chocolate.

En diálogo con Intrusos, contó que ya se descartó la idea de ponerle las frases de su papá al chocolate de los corazones, que actualmente viene con algunos fragmentos de poemas románticos.

 

Pese a la negativa, Felipe avanzará con la creación de un dulce parecido que sí pueda tener los clásicos de Ricky Fort, como “Maiameee”, “¡sacá la mano de ahí, carajo!”, “mamá, cortaste toda la loooz”, “te vas a quedar electrificada, loca”, “yo no manejo el rating, yo manejo un Rolls Royce”, o “basta chicos”.

Después de retirar las valijas tras bajar del avión, el joven se encontró con varios periodistas en el hall del Aeropuerto de Ezeiza, y allí expresó que tampoco le pondrá muñequitos con la figura de su papá al clásico Jack.

Felipe Fort: otros proyectos en mente

Para lo que sí hubo un acuerdo es para agrandar el popular bocadito con maní ya que será más grande, más sabroso y también más caro.

Aunque ahora está en la Argentina, el joven tiene pensado viajar bastante seguido a Estados Unidos, donde dio un importante paso laboral. En sus redes, el hijo de Ricardo Fort detalló que su nuevo trabajo está enfocado al mundo de los negocios: “Quiero captar inversionistas con intención de tener retornos óptimos, sumado a revalúos a mediano o corto plazo, siempre dentro del rubro de inversiones inmobiliarias”.

 

“La idea es que quienes tengan la intención de comprar e invertir inteligentemente en inmuebles o lotes en USA, puedan recurrir a mi, que junto al equipo que estamos formando con Gaby les brindamos la oportunidad”, agregó. Además, destacó el apoyo de Gabriel Rydz, que fue íntimo amigo de su papá.

 

Ver comentarios