El pasado 28 de noviembre, un hecho desafortunado en medio de una carrera en Mar del Plata dio la vuelta al mundo. Es que un participante de la Media Maratón, llamado Emiliano Archetti, sufrió un paro cardíaco a 200 metros de llegar a la meta y terminó tendido en plena calle. Afortunadamente, gracias al rápido accionar de un hombre, todo quedó en un susto y este miércoles le entregaron una medalla por su participación en la competencia.

Su ángel particular tiene nombre y apellido: se llama Juan Di Matteo, y es el titular del SAME local. Él se encontraba muy cerca de Emiliano por lo que pudo practicarle las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), y así logró salvarle la vida al hombre que acababa de atravesar una muerte súbita.

 

Ya completamente recuperado, Archetti volvió a ponerse los pantalones de gimnasia con un objetivo particular: recibir un humilde reconocimiento. Fue su propio salvador quien le hizo entrega de la medalla de llegada y la remera oficial de la carrera ya que la suya se le rompió al momento de sufrir el ataque.

La importancia de saber RCP para salvar vidas

El deportista se mostró muy agradecido con Di Matteo e instó a que quien pueda se tome un tiempo para aprender a hacer estas maniobras que podrían ser un umbral entre la vida y la muerte de cualquier persona que sufre un accidente o una descompensación.

Para mí es muy importante porque es cerrar una etapa. Espero volver el año que viene a correr la carrera. Tuve la suerte que estuviera cerca Juan Di Matteo que me salvó la vida. Yo les puedo a decir a todos que aprendan RCP, que aprendan a manejar un DEA (Desfibrilador externo automático) para salvar la vida del que está al lado porque podemos ser nosotros, como me pasó a mí”, relató el corredor a La Capital.

A 200 metros de la meta de la Media Maratón de Mar del Plata un hombre se descompensó y el titular del SAME le salvó la vida.

El rescatista recordó que se encontraba a unos 250 metros pero que gracias a su entrenamiento lograron sacarlo adelante. “Pudimos llegar rápidamente, realizarle las maniobras de RCP básico. Son maniobras sencillas de aprender y de aplicar pero que queda demostrado que pueden salvar una vida”.

Di Matteo no es un doctor más, hizo la especialidad de Terapia Intensiva pero su pasión siempre fue estar en las emergencias, de hecho, durante toda su carrera, los fines de semana era bombero voluntario en su ciudad. Además, es uno de los cinco médicos argentinos capacitados para hacer salvatajes a bordo de un helicóptero en altamar y realiza esta labor para la Prefectura Naval Argentina. Un héroe que no necesita capa para poder volar.

Ver comentarios