El Gobierno continúa lidiando con el desabastecimiento de gasoil que afecta a la región. En ese marco, a partir de este viernes, el valor de este combustible aumentará en un 12%. Según le confirmaron a Crónica, la medida alcanzará a todas las petroleras del país.

Cabe destacar que desde el Poder Ejecutivo avalaron la medida que empezarán a instrumentar este viernes en las estaciones de servicio de todo el país. ¿Qué implica esto? Un mayor costo para las compañías, de aproximadamente un 7% de impacto en el público.

Asimismo, habrá una recomposición adicional cercana al 5%. De este modo, el litro de gasoil común pasaría, en Buenos Aires, de los 113 pesos actuales a más de 126. Mientras que en los “prémium”, la suba será de 145 pesos a 165, siempre en los surtidores de YPF.

Luego del aumento del 12% en el gasoil, el litro en Buenos Aires pasaría de 113 pesos actuales a más de 126

En efecto, las principales empresas refinadoras en la argentina, dígase YPF, Raizen (licenciataria de Shell), Pan American Energy (PAE) y Trafigura, redactaron un comunicado en el que expresaron sus esfuerzos para “contribuir a paliar la situación actual”.

“Las empresas refinadoras incrementaron las importaciones necesarias comparado con niveles pre-pandemia, realizando sus máximos esfuerzos para garantizar el abastecimiento. Frente a una inusitada demanda – agravada por la actual coyuntura energética mundial - el abastecimiento en algunas zonas del país se vio afectado debido a desequilibrios en los precios”, indicaron en la misiva.

A su vez, confirmaron que cada compañía, de acuerdo a su “política comercial y particularidades logísticas”, adoptará medidas que “considere más convenientes para paliar desequilibrios en la demanda”.

“La industria apoya la decisión del gobierno nacional de desgravar la carga fiscal del impuesto a los combustibles líquidos sobre el gasoil importado, permitiendo así aliviar la presión sobre los costos de importación. El sector continuará articulando las acciones necesarias para garantizar el suministro del combustible”, concluyeron el comunicado.

Es necesario precisar que la escasez de combustible comenzó en menor medida hace algunas semanas y se fue extendiendo a lo largo y ancho del país. Por ejemplo, de acuerdo con un estudio realizado por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) entre el 5 y el 15 de junio, ya son 21 las provincias que se encuentran afectadas.

“Estamos frente a un efecto de manta corta: hay desvío de combustible desde el Sur para intentar compensar la situación de las regiones más complicadas, en el Centro y Norte del país”, indicó Roberto Guarnieri, presidente de la Fadeeac.

Ver comentarios