En la previa al Día de las Infancias, muchos padres, madres, abuelos y tíos todavía no han comprado los regalos y recién comienzan a investigar las promociones y descuentos disponibles, pero también deben pensar qué conviene obsequiarles. La edad es el factor clave para reducir la búsqueda, aseguran los expertos a los que consultó cronica.com.ar.

En el mercado, la oferta de juguetes es tan amplia y variada que para muchos adultos es difícil encontrar el regalo adecuado para el Día del Niñez. Se debe tener en cuenta el presupuesto, los intereses del chico y por supuesto, la edad.

Este filtro es determinado tanto por las características del objeto en sí (por ejemplo: si tiene consignas que el niño puede entender), como por las indicaciones de seguridad del mismo (piezas pequeñas que el chico se puede tragar, elementos con los que puede lastimarse, etc.)

 

Bebés

Desde la Cámara Argentina de la Industria del Juguete explican que desde el nacimiento a los seis meses de edad, los padres tienen que buscar juguetes que hagan desarrollar sus sentidos o que tengan imágenes de alto contraste. A esta edad, los niños están desarrollando sus habilidades motoras finas y gruesas (movimientos que involucran los músculos).

Hasta el año de vida, los niños y niñas “comienzan a desarrollar su curiosidad, les llama la atención los colores, sonidos, movimiento”, comenta Cristina Caffaro, Marketing Manager de Vulcanita, uno de los principales distribuidores de juguetes. “Se aconsejan los juguetes simples pero llamativos. Hay que tener en cuenta que a esa edad los bebés se llevan todo a la boca, por lo cual los juguetes tienen que ser seguros y no deben tener materiales tóxicos”, advierte.

En este sentido, Agustina Vericat (M.N. 114.716), pediatra especialista en Desarrollo infantil, prosecretaria del Comité Nacional de Crecimiento y Desarrollo de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), asegura: “los juguetes que son muy pequeños, los que contienen piezas pequeñas que se puedan separar, o pilas sin seguridad, que puedan tragarse son muy peligrosos para ellos. A este grupo se le añaden “los que son de plásticos con BPA, los globos, los juguetes pintados con pinturas con plomo, los juguetes con partes cortopunzantes, los juguetes eléctricos, por el riesgo de electrocusión y todos aquellos que en su embalaje no esté certificado por autoridad competente”, remarca la especialista.

Los más convenientes -señala- son los que sirven para estimular los sentidos de los bebés, como los juguetes que cuentan con diferentes texturas (rugosos, blandos, ásperos, suaves). “Pueden ser de diferentes tamaños y formas, móviles colgantes, muñecos con rostro, títeres, juguetes grandes y coloridos, con sonidos tipo cascabel, (evitar aquellos con muchas luces o sonidos fuertes), juguetes que sean de plásticos seguros (sin PBA), para que puedan llevarlos a la boca, que no sean de tamaño pequeño”, detalla Vericat.

Hasta los 3 años

Al pasar la barrera del año, los niños comienzan a explorar los alrededores, los juguetes que son más adecuados en esta época “son los que inspiren el juego físico, como trepar y montar, libros para colorear, suministros de arte que no sean tóxicos y juguetes de cocina”, informa CAIJ.

A partir de los dos años, los chicos ya son capaces de tomar decisiones por sí mismos y comienzan a dar su opinión sobre qué juguetes les gustan. Además, pueden mantener la concentración en un juego por más tiempo. Las habilidades motoras gruesas continúan formándose, se aferran al afecto hacia las personas que los rodean y tratan de imitarlos.

Si se encuentran en la etapa previa al ingreso al jardín o están en el primer año conviene buscar regalos que les permitan realizar el “juego simbólico”, advierte la pediatra. Estos son el juego de la cocinita, herramientras, etc. “Los muñecos con rostro antropomórfico (es decir, bebotes o títeres) y los disfraces también son adecuados”, añade.

De 3 a 8 años

A partir de los 3 años el niño ya es capaz de correr y saltar, así como de comunicarse y comprender las reglas. “A esta edad también disfrutan con los juegos al aire libre, es bueno fomentar estas actividades donde se estimula su desarrollo motor y la interacción con otros niños. También les encantará imitar a los adultos por lo que los conjuntos de disfraces como de médicos, enfermeras, profesores, mecánicos y policías pueden gustarles”, aseguran desde Vulcanita.

Desde la Cámara Argentina de la Industria del Juguete sugieren regalar triciclos, bicicletas, juguetes de construcción, rompecabezas, como así también los juegos de mesa simpes, peluches, muñecas con sus respectivos accesorios.

Los niños en edad escolar disfrutan el juego que requiere estrategia y habilidad. A su vez, buscan nueva información y experiencias a través de lo lúdico, es por ello que las manualidades, la ciencia y la magia son una buena opción.

De 9 a 12 años

A partir de los 9 años, la pediatra aconseja "estimular el desarrollo cognitivo con juegos de mesa clásicos, para jugar y compartir en familia, los juegos de ingenio, los cubos mágicos, el ajedrez, los juegos de cartas, los juegos de ciencia y naturaleza (para realizar experimentos o por ejemplo, armar una huerta), entre otros".

En la etapa de la pre-adolescencia los chicos disfrutan de las manualidades, coinciden desde la distribuidora argentina y a su vez suman propuestas como los juegos al aire libre, con los cuales desarrollan la comunicación y la creatividad, las bicicletas, rompecabezas con un mayor grado de complejidad, juegos de ciencia, juegos a control remoto y electrónicos como así también juegos de construcción avanzada.
 

 

Ver comentarios