Luego de la encarcelación de María Ninfa “Nina” Aquino, la empleada doméstica del matrimonio de jubilados asesinados en Vicente López, sus vecinos de Pablo Podestá organizaron una colecta solidaria para ayudarla a solventar gastos económicos luego de quedarse sin empleo. La mujer fue liberada el miércoles 7 de septiembre por decisión del juez de Garantías de la causa, Ricardo Costa.

Cuando el trágico hecho relacionado al doble crimen del matrimonio conformado por José Enrique del Río, y su esposa, Mercedes Alonso, tomó público conocimiento, poco se conocía hasta ese entonces de lo sucedido y justamente las miradas posaron sobre Aquino, la primera sospechosa que tuvo la causa.

Por tal motivo, la empleada doméstica que conocía a la pareja de jubilados desde hace 12 años atrás, permaneció 13 días tras las rejas. Sin embargo, el magistrado consideró que, con las pruebas recolectadas hasta el momento, no alcanzaba para mantenerla privada de su libertad.

 

 



En su momento, la empleada de las víctimas acusada de ser su “entregadora”, pidió que le den “una mano” ya que su situación económica “está muy difícil", asegurando que le “va a costar mucho” superar lo vivido y que no duerme por la noche.

En ese contexto, Aquino perdió su puesto laboral y se quedó sin el sustento económico fijo. A partir de este momento crítico en su vida, sus vecinos de Pablo Podestá, localidad bonaerense de Tres de Febrero, tomaron la decisión de recaudar dinero por medio de un CBU y entregarle la donación como parte de una ayuda para solventar deudas y poder vivir al día con su alimentación.

 

Los vecinos organizaron una colecta para ayudar a Aquino



Un comerciante cercano a la vivienda de la mujer contó a los medios que Aquino realiza "changas" lavando ropa. Sin embargo, destacó su carácter de seguir insistiendo en encontrar un trabajo estable y que, por el momento, continúa en búsqueda laboral para pagar, entre otras cosas, el alquiler de su hogar.

De igual manera, los residentes de Pablo Podestá colaboraron con su crítica situación garantizándole comida, y hasta un celular para poder comunicarse, ya que el suyo todavía permanece en manos de la Justicia, quienes continúan con el proceso de investigación. "La queremos mucho y nos parte el corazón ver su angustia", ratificó otra vecina ante los medios.

 

La empleada doméstica rompió el silencio un día después de su liberación

 

 

Luego de permanecer detenida durante 13 días, María Ninfa Aquino habló ante los medios de comunicación y ratificó su inocencia ante las cámaras. "Soy inocente, y es muy feo acusar al prójimo. Antes tengo que ver las cosas para decir", sostuvo la empleada doméstica, quien aclaró que la relación con sus difuntos patrones era "excelente".

Cuando la mujer recuperó su libertad, todo lo contrario sucedió con Martín del Río, hijo de la pareja asesinada, y quien es el principal sospechoso de haber cometido el crimen. Según detalló el abogado de Aquino, sostuvo que el matrimonio había sido asesinado antes que ella ingresara a trabajar al dia siguiente del episodio fatal.

La escena del crimen indicó un vehículo Mercedes Benz E350 junto con el matrimonio de jubilados, sentados en los asientos delanteros y con disparos en sus cuerpos. José Enrique del Río recibió un impacto de bala en su cabeza, mientras que su pareja Mercedes Alonso con tres disparos que terminaron con su vida.

En ese contexto, Aquino quedó asombrada por la magnitud de los hechos y que nunca vio una pelea entre padres e hijo, que fuera a dar un indicio de lo que días antes sucedió en la mansión de Vicente López. En relación al principal sospechoso del crimen, sostuvo que la "saludaba, me hacía alguna broma, me palmeaba la espalda", y de comprobarse su responsabilidad en el parricidio, su madre "estaría muy enojada” con él.

Ver comentarios