Rodolfo Bebán fue uno de los galanes más lindos de Argentina y con su simpatía enloqueció a miles de las mujeres, sin embargo, también era de los actores más relevantes de la industria nacional, ya que contaba con seis décadas de carrera en teatro, televisión y cine. Más allá de la fama, los amoríos y el éxito, los años pasaron y su adultez no fue lo que él soñaba. Los productores lo fueron olvidando, perdió vigencia y poco a poco se fue alejando de los medios de comunicación. Este último tiempo fue muy complejo para el intérprete porque vivía con muy bajo perfil, estaba muy triste y desganado. A raíz de estas cuestiones, se desencadenó un cuadro depresivo que finalmente culmino con su fallecimiento, el pasado sábado, mientras se encontraba en una residencia de ancianos

Nacido el 25 de mayo de 1938 en la localidad bonaerense de Ciudadela, pero vivió parte de su infancia en Morón. Su verdadero nombre era Rodolfo Tilli y estaba claro que el arte corría por sus venas desde que comenzó su vida, ya que su padre fue el actor Miguel Bebán. Sus primeros años de vida fueron un poco difíciles porque sus padres se separaron cuando él era aún muy pequeño y se debió quedar con su madre, quien al tiempo se juntó con un nuevo hombre. A pesar de que con su progenitor compartían una misma pasión, la realidad es que siempre tuvieron una relación muy tensa debido al carácter que tenían. Igualmente, cabe destacar que cuando el papá estaba en edad avanzada, se lo trajo desde Rosario a su casa en Buenos Aires para asistirlo y estuvo con él hasta que murió. En ese periodo, el hijo pudo sentir que estaba orgulloso, aunque nunca se lo dijo. 

Bebán llego a la actuación cuando aún era muy joven. 

Un repaso de su larga trayectoria 

Si bien siempre estuvo unido con el arte, su sueño de chico era otro y de hecho, la madre deseaba que no siguiera los pasos de su padre. El joven Rodolfo quería terminar el secundario y estudiar la carrera de piloto de avión en la provincia de Córdoba, sin embargo, el destino llevo su profesión para otro lado. El primer acercamiento con la actividad teatral le llegó con Virulazo, un espectáculo de tango, desde ese momento se inició como bailarín de tango amateur y se convirtió en uno de sus grandes disfrutes. Luego, mientras iba con un amigo por las calles del conurbano, se cruzaron con una convocatoria que buscaba extras para Fuenteovejuna. Decidió probar suerte y quedo, acto seguido, comenzó a tomar clases de interpretación y poco a poco se fue perfeccionando. 

Si bien en aquel entonces no recibió el apoyo de su madre, Bebán consiguió trabajo en una casa de crédito y de esta manera ahorraba plata para continuar estudiando con grandes maestros y también seguía participando en pequeñas obras independientes. Luego, se fue a vivir una temporada a Europa y a su regresó al país llegó a formar parte de la Comedia Nacional, en el Teatro Cervantes. Finalmente, su salto a la fama se produjo de la mano de Nené Cascallar para los años 60. Fue el protagonista de "El amor tiene cara de mujer" junto con las actrices Bárbara Mujica y Thelma Biral. Gracias a dicha novela, se posicionó como un galán de la televisión y sus ojos celestes intensos eran furor entre la audiencia femenina. 

Iris Lainez, Rodolfo Bebán y Thelma Biral en "El amor tiene cara de mujer" (1967). 

Después de aquella primera aparición en la pantalla chica, Bebán tuvo la posibilidad de seguir incursionando en la actuación. Algunos de sus trabajos más destacados fueron "Romeo y Julieta" en donde trabajo con Evangelina Salazar; "Cuatro hombres para Eva" en el papel de Mario Di Bianchi; "Alta comedia""Malevo", allí le dio vida a "Rodolfo Escalante Almada", un joven de la aristocracia que deja de lado las buenas costumbres de su familia y se inserta en un mundo suburbano de duelos, patotas y mujeres; entre muchos otros.  

El actor también tuvo un gran despliegue en el cine nacional y fue un gran referente del mismo. Su consagración en esta área artística se dio gracias al papel protagónico en "Juan Moreira" en 1973. Este film es considerado un clásico argentino y fue dirigida por Leonardo Favio. Su interpretación le valió el reconocimiento del público y la crítica. Asimismo, también se destaca su trabajo en "Del brazo y por la calle" con Evangelina Salazar, Susana Campos y Enzo Viena; "Matrimonio a la argentina", junto Mercedes Carreras y Jorge Barreiro; "Los muchachos de antes no usaban gomina"; "Juan Manuel de Rosas", donde le dio vida al mismísimo prócer; "El fantástico mundo de la María Montiel", entre muchas más.

Cabe destacar que Bebán, se destacó en las comedias teatrales junto con grandes actores de la época, como por ejemplo, "La extraña pareja" junto con el reconocido cantante y actor, Palito Ortega; "Las mariposas son libres" en compañía de Ana María Campoy, China Zorrilla, Gabriela Gili y Susana Giménez; "Las Amorosas" con Susana Campos, Fernanda Mistral, Lidia Lamaison, Adrianita y Norberto Suárez. Además, durante varios años también se desarrolló en las obras dramáticas y de autor como "Hamlet" y  "Lorenzaccio".

Bebán y Salazar en "Romeo y Julieta". 

 Sus amores y familia 

A lo largo de su vida tuvo grandes romances, que en algunos casos fueron muy mediáticos. Su primer gran amor fue con la actriz, Claudia Lapacó, con quien compartía elenco en la novela "El amor tiene cara de mujer". Entre escena y posproducción, sintieron un flechazo y fue amor a primera vista. A los pocos meses de entablar un noviazgo, se casaron y pocos meses después fueron padres de Rodrigo y tiempo más tarde de Diego. Para aquel entonces, eran considerados como la familia tipo, un ejemplo a seguir, y la pareja era amada por el público. Sin embargo, tras 4 años de convivencia, la mujer descubrió una infidelidad, decidió separarse de Bebán y cada uno retomo su vida amorosa. 

En cuanto se divorcio, fue vinculado amorosamente con distintas artistas como María Aurelia Bisutti, Thelma Biral y hasta Susana Giménez. Sin embargo, mantuvo un noviazgo fugaz con la modelo paraguaya, Liz Amaral Paz, y tuvo a su hija Dolores. Para 1972 conoció a quien él reconoció como su gran amor, Gabriela Gili. La relación fue tan fuerte que al poco tiempo se casaron y tuvieron tres hijos: Facundo, Daniela y Pedro. Esta pareja estuvo unida por más de 17 años, pero la muerte de la actriz, en 1991, los separó.  

Los hijos de Gabriela y Rodolfo junto a su abuelo, Miguel Bebán. 

Un triste final 

El fallecimiento de Gili le produjo una gran tristeza y tras ella se fue una larga trayectoria de Bebán. Hasta comienzo del año 2000, tuvo una carrera actoral constante y firme, sin embargo, con el cambio de década los productores se fueron olvidando de él y poco a poco fue perdiendo vigencia. Si bien en 2014 hizo participaciones en "Hombres de honor" y "Camino al amor", la realidad es que el actor ya no era el mismo. Luego de culminar con sus respectivos trabajos, opto por la vida en el anonimato y muy poco se supo de su vida. 

Desgraciadamente, su presente no era muy prometedor, ya que desde hace un tiempo sus amigos venían advirtiendo que estaban muy preocupados por el estado anímico del intérprete. En una oportunidad, Jorge Martínez confesó que Rodolfo estaba atravesando un momento muy delicado y ya no quería salir a comer ni caminar. Además, se había aislado de su círculo y el actor sostuvo: "A veces lo llamo y ni me contesta". También se sabía que el ex Malevo, no está viviendo en su casa, sino que estaba en una residencia de adultos mayores

Su último gran trabajo lo realizo junto a su exmujer, Claudia Lapacó. 

El sábado por la noche, a los 84 años, falleció quien supo ser uno de los actores más populares del país y el galán que iluminaba los hogares con sus ojos claros, Rodolfo Bebán. La triste noticia fue confirmada este domingo por la Asociación Argentina de Actores, a través deTwitter: “Con gran dolor despedimos al actor y director Rodolfo Bebán. Su extensa trayectoria artística incluye inolvidables trabajos en cine, teatro y televisión. Afiliado a nuestro sindicato desde 1962. Acompañamos a sus hijos, familiares y seres queridos en este duro momento”

Los hechos conmovieron a miles de personas que admiraban su arte y por sus colegas que lo acompañaron durante tantos años arriba como abajo de los escenarios. Si bien no hay información por parte de la familia o el círculo cercano del exactor, se especula que no habrá velatorio y aún queda a confirmar cuál será la última morada del intérprete que dejo una enorme huella en industria artística nacional. 

Rodolfo Bebán 1938-2022. 

 

Ver comentarios