Este martes la Secretaría de Prensa y Difusión de FAECyS (Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios) emitió una declaración que dice lo siguiente:

El secretario general de la Federación y del Sindicato Empleados de Comercio de la Capital Federal, Armando Cavalieri, requirió la intervención judicial de las empresas Garbarino S.A. y Compumundo S.A.

La petición se ha realizado mediante la interposición de formal denuncia ante la Inspección General de Justicia (IGJ), en su carácter de organismo competente del contralor de las sociedades comerciales radicadas en la Capital Federal, a fin de que por su intermedio tome el debido conocimiento y arbitre las medidas necesarias y peticiones ante la Justicia a efectos de obtener la remoción de los administradores y la designación de interventores judiciales, por resultar estos los responsables directos ante la crisis institucional por el desmanejo empresarial sucedido.

Esta nueva medida se adiciona a la gran cantidad de acciones concretas que ha emprendido la Federación en defensa de los derechos e intereses de los trabajadores de Garbarino, entre las que ya se han conseguido:

la medida cautelar administrativa de reincorporación masiva de los despedidos (conciliación obligatoria); la imposición forzosa estatal de la vigencia de los contratos de trabajo; la apertura e impulso de sumario administrativo ante el MTEySS para la aplicación de las máximas sanciones económicas para la empresa y sus directivos por los incumplimientos e ilícitos laborales cometidos vulnerando expresamente el DNU 329/2020; la intermediación y representación a través de las Asociaciones Sindicales locales adheridas para asistir a los trabajadores en sus presentaciones individuales ante el Concurso Preventivo recientemente abierto; la celebración e implementación de un Convenio Marco con el MTEySS para el reingreso laboral de los trabajadores afectados mediante la aplicación del Programa de Inserción Laboral (PIL) logrando estímulos para aquellos que los contraten que importan la reducción del 95% de las contribuciones junto a una ayuda económica del Ministerio, haciéndose cargo de una parte importante del salario (equivalente a un SMVM).

La denuncia y petición que se comunica se funda en los graves desmanejos societarios y tuvo origen en un especial pedido del Secretario General al cuerpo de abogados y asesores, y se sumará a las gestiones que se realizarán a fin de hallar soluciones a la grave situación imperante de los compañeros mercantiles.

Por todo ello es que la Federación Mercantil continuará adoptando todas las medidas pertinentes a su alcance para velar por los derechos de los trabajadores afectados y los continuará apoyando incondicionalmente, emprendiendo todas las acciones para que los directores y socios de las empresas que llevaron a esta crítica situación sean condenados por la gravedad de los actos realizados, todos ellos contrarios al ordenamiento legal vigente.