¿Te acordas de ellas? Seguramente en alguna fiesta cantante a todo pulmón "Asereje" y jugaste a hacer los característicos pasos del tema. En 2002, esa canción sonó en todos lados y lanzó a la fama a "Las Ketchup" que se volvieron, rápidamente, las representantes femeninas más importantes a nivel mundial. A pesar de que las tres jóvenes marcaron una generación, hoy viven en el olvido y muy alejadas de los medios de comunicación.  

La banda española estaba compuesta por Pilar, Lola y Lucía Muñoz. Estas mujeres, que en su momento no tenían más de 23 años, siempre estuvieron en contacto con lo artístico debido a que su padre, Juan Muñoz "El Tomate", era un reconocido guitarrista de flamenco. Si bien las posibilidades de desarrollarse en el mundo musical existía, su llegada a las grandes ligas fue casi de casualidad y tuvieron mucha suerte de pegarla

Originalmente, la banda estaba compuesta por 4 hermanas. 

Antes de saltar a la fama, cada una de las hermanas tenía una vida muy distinta. Pilar (la morocha) estudiaba actuación y su deseo era poder trabajar en la televisión y cine español.  Lola (la colorada) cursaba la carrera de Recursos Humanos en una universidad del país, mientras que Lucía (la rubia) tenía un salón de belleza donde trabajaba de peluquera. Por otro lado, la cuarta integrante, Rocío, no participó del éxito porque estaba embarazada de su primer hijo. 

Si bien sus profesiones iban por distintos rumbos, en su casa solían cantar todas juntas. Debido a esto, Manuel Ruiz Queco Gómez, un reconocido productor que era amigo de la familia, las escucho y les pidió si les podían grabar un tema que había compuesto. A los pocos días, el demo salió al público y rápidamente comenzó a escalar los casilleros de las radios. De esta manera, surgió el grupo musical al que le pusieron "Las Ketchup" haciendo honor al sobrenombre del padre de las chicas. 

Tras el éxito de "Asereje", lanzaron el video oficial del tema. 

En el verano europeo de 2002, las hermanas realizaron el clip de la canción y se convirtieron oficialmente en un furor mundial. La belleza de las tres, sumado a lo pegadiza que era la melodía y el bailecito que caracterizo el tema, las transformaron en la banda pop del momento. Durante meses estuvieron en la cima de las reproducciones, de hecho, vendieron siete millones de copias y se posicionaron en el puesto 103 del ranking de los discos más comprados en la historia de la música

El éxito no solo fue en España y Europa, sino que cruzaron el océano y marcaron tendencia en Brasil, Puerto Rico, Colombia, Argentina, Venezuela y otros países latinos. Como si fuera poco, fueron un ícono para Japón. El primer album que lanzaron las llevo de gira por distintas regiones del planeta y también les hizo ganar muchos premios y distinciones como el Ondas a "Mejor artista o grupo revelación español",  el Premio Amigo a "Grupo revelación" y dos Premios Billboard Latinos, a "Mejor álbum pop de nueva generación" y  "Mejor canción tropical-salsa radiada por un grupo".

 

Si bien fueron furor y marcaron una generación, cuando sacaron su segundo álbum no lograron la misma repercusión. Debido a que no pudieron superar el reconocido tema, no pudieron subsistir en la industria musical y poco a poco se fueron alejando de los medios. Años después, en 2006, intentaron hacer una vuelta triunfal, pero tampoco dio frutos. Como consecuencia de esto, se consagraron como una banda "One hit wonder" (con un solo hit). 

Según se sabe, Lola y Lucia optaron por continuar su vida bajo el anonimato. Ambas hicieron su familia y tienen empleos comunes y corrientes. En cuanto Pilar,  siguió trabajando en el ambiente artístico, pero en el detrás de escena. Actualmente, es guionista de teatro. Hoy en día, están en el recuerdo colectivo y su famosa canción se sigue pasando en fiestas. 

Así estaban en la última presentación que realizaron en 2018. 

 

Ver comentarios