Una nueva ventana al pasado se abrió recientemente en el país vecino de Brasil. Tras una larga investigación, un grupo de investigadores descubrió restos fósiles de un gran bosque compuesto por árboles y otras especies que tuvieron vida hace más o menos 290 millones de años. La sorpresa del hecho llegó cuando los especialistas se dieron cuenta de que el ecosistema se mantuvo oculto y en posición vertical a pesar del avance del hombre sobre la tierra. 

En 2018, mientras construían una ruta para dar acceso a una planta industrial en el municipio de Ortigueira, estado de Paraná, trabajadores hallaron allí extrañas rocas que salían de lo común, de lo conocido. A raíz de estos hechos, un par de geólogos se instalaron allí para estudiar dichas formaciones. El objetivo era encontrar una respuesta lógica a sus formas y darle un contexto al sitio donde transcurrieron los encuentros. 

Los troncos encontrados están en perfecto estado. 

Se comenzó una larga investigación que culmino en febrero de este año, cuando el grupo holandés Elsevier, encargados en estudiar la zona, publicaron en la revista científica "Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology" las fotos y el hallazgo del bosque fosilizado. Recientemente, la prensa brasileña difundió la noticia del increíble ambiente. La información se hizo eco en todo el mundo debido a que fue catalogado como "el descubrimiento más importante del hemisferio sur"

Este ecosistema está compuesto por un conjunto de 164 troncos de licófitas, es decir, sin frutos, flores ni semillas. La relevancia de los sucesos radica en que esta especie es considerada una variedad extinguida. Por otro lado, se distingue la manera de preservación en vertical. "Con una edad estimada en 290 millones de años, estas plantas representan formas muy primitivas en la historia de la Tierra", explicó Thammy Mottin, geóloga y doctorada de la Universidad Federal de Paraná, quien lideró la investigación. 

 

Los especialistas piensan que estas especies vegetales encontradas fueron las primeras plantas que colonizaron el ambiente en la prehistoria. Además, comentaron que   prácticamente el bosque se congeló de la manera que era gracias a una gran crecida de un río cercano a la zona. Luego, con la bajada del agua, salieron a la luz los fragmentos. 

Cabe destacar que hubo otros dos hallazgos similares en Latinoamérica, pero no tienen el tamaño ni las dimensiones de los encontrados en Ortigueira. De hecho, hay fósiles de este estilo en el estado brasileño de Río Grande do Sul y en la Patagonia argentina. Todas estas regiones están bajo preservación mundial. 

Ver comentarios