"Me cortaron las piernas", hubiese dicho Diego Maradona recordando su histórica frase de 1994, cuando se quedó afuera del Mundial de Estados Unidos por doping. La misma sensación debe haber sido Marcelo Ordas, el argentino que pujó por la histórica camiseta que el Diez utilizó en el inolvidable partido de 1986 contra Inglaterra y que sobre el final de la subasta tuvo que ver cómo era vencido por una última oferta.

La casaca azul, con el logo de la empresa fabricante Le Coq Sportif y el escudo de la AFA, finalmente fue subastada en 7.142.500 libras esterlinas (unos 8,9 millones de dólares). La sacó a remate la casa Sotheby's. Todo este tiempo había sido propiedad de Steve Hodge, el defensor británico que jugó ese partido, aunque la había cedido temporariamente para su exhibición en el Museo del Fútbol de Manchester.

Maradona y el arquero Peter Shilton, en el sorteo previo al partido, con el árbitro tunecino Alí Bennaceur como testigo.

El 22 de junio de 1986, en el estadio Azteca de la capital mexicana, Hodge fue testigo de la exhibición que dio Maradona, por ese entonces en su plenitud física y futbolística, en aquel encuentro de cuartos de final del Mundial. Bien de cerca, el defensor vio cómo Diego levantaba "la mano de Dios" para convertir el primer gol argentino, en una maniobra llena de picardía pero fuera de reglamento, aunque ni el árbitro ni el juez de línea advirtieron la infracción. Y un rato después también vio de cerca cómo a lo largo de 60 metros Maradona gambeteó a cinco de sus compañeros, incluyendo al arquero Shilton, para convertir un tanto memorable, elegido como el mejor en la historia de la Copa del Mundo en una votación realizada por la FIFA hace 20 años. Luego del partido, el entonces jugador del Aston Villa intercambió la camiseta con el crack.

"La mano de Dios". El gol no debería haber valido, pero...

La camiseta, cuya autenticidad fue validada a través de un detallado estudio que incluyó pruebas fotográficas y el análisis de su tela, quedó en manos de un hombre árabe, cuya identidad no trascendió. También se desconoce en nombre de qué persona o grupo actuó.

Esa última oferta, sobre el cierre mismo de la subasta (que se realizó por Internet), superó los 7,5 millones de dólares que había oferado Ordas. “Fuimos la mejor oferta y faltaban 17 segundos, justo ese número”, manifestó. “Ellos pujaron un último valor al que ya no podíamos llegar, porque la casa te dice hasta cuándo podés pujar según tus recursos y nuestro máximo era ese”, detalló en diálogo telefónico con Radio Metro.

Quién es Marcelo Ordas, el coleccionista que intentó comprar la histórica camiseta de Maradona

Ordas es la cara visible de un grupo que maneja el Museo Legends, que cuenta con más de cinco mil camisetas de figuras del fútbol mundial y una gran cantidad de objetos como medallas, trofeos, pelotas y botines históricos. Algunas las consiguió como regalo o donación, otras las fue comprando. Legends tendrá su edificio propio este año en Madrid, muy cerca de la Puerta del Sol. 

Desde hace tres décadas, Marcelo Ordas se dedica a coleccionar camisetas y elementos icónicos del fútbol mundial (gentileza Todo Pasión).

La leyenda cuenta que Ordas, poco más que un adolescente, presenció en Turín el partido entre Argentina y Brasil por el Mundial 1990. Se descompensó de la emoción al ver el gol de Claudio Caniggia y tuvo que ser llevado a la enfermería del estadio. Allí lo vio el entonces presidente de la AFA, Julio Grondona, quien conocía a su papá (dirigente de Independiente) y lo hizo entrar al vestuario de la Selección. En medio de los festejos, el propio Caniggia le regaló su camiseta a Ordas. Así comenzó su colección.

En el intento por conseguir la casaca azul de Diego (algo así como el Santo Grial para los argentinos), Ordas no estuvo solo. “Podría nombrar a 100 personas, pero al primero que quiero nombrar es a Claudio Tapia, que me llamó y se puso a disposición de manera personal. Si bien me dijo que tenía el apoyo de AFA, me dijo que iba a buscar recursos personales, de amigos. Y hoy a la mañana me llamó Gerard Piqué (jugador del Barcelona y la selección española). Yo vivo en España y tengo una relación con Piqué. Me dijo ‘Sé lo que significa esa armadura para los argentinos’. Y también aportó”, contó el coleccionista.

En las redes sociales, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, Claudio Tapia, confirmó el apoyo brindado a la causa. "Es una pena muy grande no haber llegado a la ultima oferta máxima, de la mano de Marcelo Ordas, para poder traer a Nuestra Casa, la camiseta más emblemática de nuestra Selección", dijo "Chiqui" en Twitter. Se cree que la AFA fue el principal aportante económico para repatriar esa casaca.

Con el resultado puesto, la prenda se convirtió en la más cara de la historia del deporte mundial. Hasta ahora ese sitio estaba reservado para una utilizada por el legendario George "Babe" Ruth, beisbolista estadounidense de la primera mitad del siglo XX, que durante dos décadas descolló en los Boston Red Sox y los New York Yankees. Por su vestimenta se pagaron 5,6 millones de dólares durante un remate en 2019.

De todas maneras, no están perdidas las esperanzas de que la casaca con el 10 de Diego (y que todavía tiene su ADN, ya que Hodge dijo que jamás la lavó) regrese a suelo argentino. “Nos gustaría tener una charla con ellos (los compradores), para tratar de todos los modos posibles llevarla en el mes de octubre a Argentina y poder exhibirla para el cumpleaños de Diego", dijo Ordas. 

El inolvidable gol de Diego Maradona a los ingleses relatado por Víctor Hugo Morales