En medio de la tercera ola de coronavirus que atraviesa la Argentina, desde el Ministerio de Salud de la Nación confirmaron este martes que hay circulación comunitaria de la variante Ómicron en el país. 

“Esperábamos este aumento de casos. Hay circulación comunitaria de la variante Ómicron”, dijo al respecto Sonia Tarragona, jefa de Gabinete de la cartera conducida por la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, en diálogo con radio Continental. Al respecto, la funcionaria explicó que "era lo que se esperaba que ocurriera".

En esa línea, optó por no hacer pronósticos en cuanto a cómo será la impactará la variante Ómicron en la sociedad argentina.No podemos hacer pronósticos porque no tenemos evidencia. Tenemos que evitar los casos graves y las muertes”, dijo.

Asimismo, en este escenario, Tarragona explicó que resultó favorecedor retrasar "el ingreso de Delta hasta que tuviéramos los porcentajes de vacunación altos en Argentina". Sin embargo, enfatizó que la circulación de Ómicron "complicó todo esto", debido a que hay jurisdicciones "donde hay circulación comunitaria de Ómicron que están conviviendo con otras donde está predominando la variante Delta, que son la mayoría (de casos)”.

Además, expresó que hubo un relajamiento en la aplicación de las medidas sanitarias por parte de la población. De esta manera sugirió reforzar los recaudos para evitar una suba aún mayor de contagios por COVID-19.

No obstante, reiteró el pedido de mantener los cuidados.“La conducta individual hoy es lo que mejor resultado nos da. Que la gente mantenga distancia, que use barbijo, que se lave las manos, que evite los lugares cerrados y las aglomeraciones de gente. Eso ha resultado cada vez que lo hemos hecho”, apuntó.

Sonia Tarragona, jefa de Gabinete de la cartera de Salud.

Atención télefonica y guardias, desbordadas

Ante la circulación de las nuevas cepas, que en el caso de la Ómicron resulta de mayor contagiosidad, se registra un colapso en los servicios de atención telefónica y, sobre todo, las guardias hospitalarias tanto de públicos y como de privados, que atraviesan una situación de desborde.

A diferencia de lo que sucedió en la segunda ola, cuando la saturación del sistema de salud estaba en la Unidades de Terapia Intensiva (UTI); en esta tercera ola, la saturación del sistema salud está en los servicios de emergencias, sobre todo para la realización de hisopado. Largas filas de personas se registran en la puerta de los hospitales o centro médicos para realizarse un testo. 

Ese problema de saturación y estrés en la primera línea de atención de los centros de salud -hospitales, clínicas y sanatorios- también se registra en los sistemas de asistencia telefónica que tienen los efectores del ámbito público y, sobre todo, privado.

Obras sociales y prepagas acumulan horas y horas de espera para pacientes y familiares que reclaman una respuesta y certezas ante la inminencia de un contagio o la necesidad de recibir asistencia por dolencias que nada tienen que ver con el coronavirus.

Ómicron: ¿Cuáles son los síntomas de esta nueva variante?

A medida que van pasando los días, los especialistas van revelando más informes para poder aclarar el panorama ante la aparición de esta nueva variante detectada en Sudáfrica y la cual ha disparado los contagios a niveles inéditos desde el inicio de la pandemia de  Coronavirus.

Hay algo en lo que coinciden la mayoría de expertos y es que los síntomas que presentan los pacientes que contrajeron esta cepa suelen ser bastante diferentes a los demás signos tradicionales del Sars-Cov-2, como la fiebre, la pérdida del gusto y del olfato, etc. 

En este contexto, han destacado que a diferencia de Delta y otras variantes, los síntomas de esta "cepa supermutante" son similares a los de un resfrío común. Y, si bien se describen como "extremadamente leves", parecen apuntar a diferentes partes del cuerpo, según explica en un artículo de The Mirror.

Aunque según indicaron los investigadores del estudio ZOE Covid, un indicio poco conocido pero frecuente de esta cepa es la aparición de erupción cutánea. Este signo fue descripto como un "cuarto signo clave" de la infección por COVID-19.