Ante el aumento de casos de coronavirus en todo el país y con las clases en el horizonte, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, habló no sólo sobre la tercera ola de Covid-19 en la Argentina, sino que además tocó otros temas que tienen que ver con los menores.

“El mensaje es que ya hemos aprendido que cumpliendo los protocolos de manera estricta esta es una enfermedad que contagia muy poco. La enorme mayoría de las infecciones se da cuando quebramos el protocolo”, dijo el funcionario porteño y agregó: “Vamos a seguir cuidando los lugares esenciales de la sociedad y la educación para nosotros es uno de ellos”.

Al remarcar que las clases presenciales están aseguradas, Quirós habló en diálogo con radio Mitre sobre la chance de que la vacuna en menores de edad se convierta en obligatoria: “Las vacunas no han sido aprobadas de manera definitiva aún. Para hacerlo se requiere la fase 4, terminar con el análisis de los efectos adversos a largo plazo. Es un debate razonable para dar, pero al día de hoy tenemos que esperar”.

En tanto, Quirós describió el pico de casos que se registran en los últimos días, cuando los positivos alcanzan más de 130 mil personas en 24 horas, como un momento “difícil” y remarcó que el aumento fue “de golpe”, en momento en que la sociedad argentina necesita descansar, cerrar un año complicado y ganar fuerzas para comenzar con el que llega.

Coronavirus: un freno para Delta

Sin embargo, afirmó que con las políticas públicas que se dictaron en los últimos meses se consiguió demorar la llegada de la variante delta del Covid-19 y así avanzar en la vacunación de la población.

“Eso nos permitió tener una ola con números de casos enormes pero con un daño menor. Hay que entender que esta es una enfermedad que evoluciona por ciudades, la ómicron aceleró antes y rápido en Córdoba, en la ciudad de Buenos Aires, en el conurbano y seguro va a terminar antes allí. En otras localidades recién empieza”, planteó el ministro.

Respecto de la variante ómicron, catalogada por los especialistas como mucho más contagiosa que las anteriores, Quirós dijo que “enferma de manera muy facilitada” y que para “no tenerla en la nariz [es decir, padecerla de forma leve] se necesitan al menos tres dosis”. Por ello, aseguró que ofrecerán este refuerzo a quienes hayan cumplido cuatro meses desde la segunda dosis.

“Lo más probable es que después de la tercera ola pasemos de epidemia a endemia, que nos vacunemos todos y enferme a una pequeña cantidad de gente. Marzo puede ser la fecha, entonces prácticamente todos los porteños estarán con la tercera dosis”, auguró el funcionario. De todos modos, no descartó que el escenario pueda modificarse si “aparece una nueva variante”, que cambiaría el rumbo.

Fernán Quirós: cuidados de la vacuna

Por último, respecto de las vacunas, Quirós dijo que el objetivo de las mismas no es evitar en un ciento por ciento la enfermedad sino proteger ante consecuencias graves de la misma. Sobre ello, detalló: “Nosotros no vamos a dar vacunas para que nunca te infectes, si logramos que sea una enfermedad leve, de nariz, que dé dolor de cabeza y secreción nasal…Vamos a mantener la vacunación indispensable para eso”.

Tras ello cerró: “Las dosis que estamos usando hoy no son las que usaremos en el futuro inmediato, las vacunas van a modificarse y van a ser más potentes”.