Hace unos días, comenzó el juicio para esclarecer los hechos que derivaron en la muerte de Emiliano Sala y surgieron nuevas revelaciones sobre el trágico desenlace del futbolista argentino, quien murió luego de estrellarse en el Canal de la Mancha con el avión que lo trasladaba desde Francia a Reino Unido el 21 de enero de 2019.

El especialista que realizó las pruebas toxicológicas en el cuerpo del futbolista, explicó que sufrió un "envenenamiento severo" de monóxido de carbono que hizo que estuviera "profundamente inconsciente" en el momento del accidente.

Según la declaración del médico Basil Purdue, el jugador falleció producto de las lesiones que sufrió en su cabeza y en el pecho por el brutal impacto, e indicó que Sala "había sido envenenado por monóxido de carbono a causa del escape del avión, por lo que habría estado profundamente inconsciente cuando el avión se accidentó".

Purdue indicó que los niveles de monóxido de carbono de las dos muestras extraídas y analizadas del cuerpo de Sala (una de sangre de la vena iliofemoral y otra de ADN del pecho), mostraron un porcentaje del 58% de saturación de este gas tóxico.

El médico también explicó las dificultades que tuvo para obtener las muestras porque el cuerpo del futbolista estaba “en descomposición”, ya que fue hallado luego de dos semanas del incidente en el que perdió la vida.

Gracias a la intervención de Purdue y a los exámenes que realizó, se pudieron establecer los motivos del deceso de Sala que, hasta el momento, no habían podido establecerse con claridad.

Mientras tanto, el juicio para esclarecer con certeza los hechos que derivaron en la muerte del futbolista continuará y se estima que durará alrededor de un mes.

Ver comentarios