No hay dudas de que Leonor Benedetto es una de las actrices más distinguidas de Argentina, ya que a lo largo de su carrera participó de diversos programas televisivos que fueron sumamente exitosos y marcaron a más de una generación de espectadores. Pese a su fama, la mujer pasó momentos muy difíciles en su vida, desde la presión de su mamá porque ella sea artista, los celos de una hermana, la convivencia obligada con un guardaespaldas y hasta su trabajo como voluntaria en Casa Cuna. Actualmente, vive una etapa abocada a disfrutar de su familia y está muy alejada de las pantallas

Nació en la ciudad de Paraná, Entre Ríos, dentro de una familia tipo de clase media. Según contó en distintas entrevistas, tiene muy vivo el recuerdo de haber crecido con muchas exigencias. Su padre Victorio, arreglaba autos en su taller y atendía una estación de servicio, pero en su juventud fue piloto de TC en la provincia. Con su padre mantuvo una relación muy amorosa, sin embargo, el hombre soñaba que ella estudie medicina para poder poner una farmacia. En cuanto a su madre, Honoria Cardozo Sánchez, su oficio era de ama de casa y además diseñaba la ropa de sus hijas. Asimismo, su principal tarea fue preparar a Eleonor como una superdotada, de hecho, con cuatro años, la envió a estudiar declamación. La intérprete también tiene dos hermanas: Victoria y Pilar, con quienes tuvo idas y vueltas a consecuencia de la falta de atención que le daba la progenitora. La menor de ella la acusó de quedarse con lo mejor de sus padres. 

Benedetto quería estudiar baile cuando era chica. 

La carrera artística inesperada de Leonor Benedetto

Debido a la insistencia de su madre, rendido libre el primer año de secundaria en el Colegio Nacional, de San Isidro y como consecuencia de esta medida, término sus estudios a temprana edad. Siguiendo con los deseos de su padre se anotó en la Facultad de Medicina, pero en el fondo sabía que ese no era su futuro. Al año y medio, dejo la universidad y se sumó al Conservatorio de Arte Dramático. Este nuevo rumbo de vida fue oculto durante más de 8 meses y para ese entonces también se enamoró de un compañero de clase y tuvo su primera hija, María Antonieta Tuozzo. Tiempo después, también tuvo a su segundo hijo, Nicolás Tuozzo. 

Pese a su familia, Benedetto continuo con su sueño de ser actriz y consiguió su primera aparición profesional en el cortometraje "El ciclo" de 1963. Unos años más tarde, le llego la oportunidad de estar en la pantalla chica con "Su comedia favorita". Poco a poco fue trabajando, profesionalizándose y le tuvo la posibilidad de incursionar en la industria de la novela nacional, que para ese entonces, era muy fuerte. La primera parada importante fue "Rolando Rivas, taxista", pero no fue la única, sino que se puede destacar "Alguien por quien vivir", "Los Hijos de López", entre otras. 

Leonor Benedetto y Alberto Martin en "Los hijos de López" 

Finalmente, el estrellato de la actriz llego de la mano de su papel más recordado en la ficción "Rosa de lejos" de 1980. Esta novela fue coprotagonizada junto a Juan Carlos Dual y Pablo Alarcón y el éxito que tuvo fue tal que era emitida en muchos países de América, Estados Unidos e Italia. Luego de este protagonico, se instaló como una figura del espectáculo nacional y un año después, grabó un disco de larga duración llamado "Leonor Benedetto" con diez canciones. El reconocimiento llevó a Benedetto a cantar al mismísimo Madison Square Garden, de New York, ante 80 mil personas. 

Debido a su belleza y talento, la gran demanda de roles que le llegaban para hacer eran eróticos y por este motivo se puede decir que realmente padeció la fama y la posición de mujer fatal que le habían puesto desde los medios de comunicación. Durante esos momentos, debió convivir con un guardaespaldas que se aseguraba que ella llegara sana y salva a los sets de grabación y no sea acosada por los fanáticos que no solo se balanceaban sobre su auto, sino que también intentaban saltar la medianera de su casa. Años después, la interpreté reconoció que no estaba preparada para semejante exposición y aseguró que sufrió mucho su profesión. 

Leonor en "Rosa de lejos". 

La decisión de cambiar de vida de Leonor Benedetto

Mientras Benedetto estaba en pleno auge televisivo, se enroló en el voluntariado del Hospital de niños Pedro de Elizalde, ex Casa Cuna. Ella tomó esta gran decisión porque necesitaba hacer algo que llenara el vacío que dejaba su intensa profesión, pero a la vez se enfrentaba con la difícil tarea de conocer historias de vida muy complejas. Un día, una de las enfermeras de la institución le comento si no quería conocer a un nene que habían abandonado y si bien normalmente optaba por no ver esos casos, en ese momento sintió que tenía que hacerlo. En el encuentro, el niño se abrazó muy fuerte de sus rodillas y le dijo "¡Llévame con vos!"

Finalmente, la actriz inicio la adopción de su tercer hijo, Marcos Benedetto. El juez de la causa le dio la custodia y le dio la autorización para viajar a España junto al pequeño. Vivieron en el extranjero durante ocho años y a su regreso, la madre biológica, aceptó firmar la adopción con la condición de no perder el contacto con él. 

Leonor Benedetto junto a sus hijos. 

Después de muchos años de trabajo, decidió que era tiempo de darle un nuevo rumbo a su vida y poco a poco se fue alejando de los medios de comunicación. En los últimos años, volvió a su gran amor por el teatro, pero reconoce que la industria artística actual no ofrece buenos contenidos, por este motivo no ve televisión y lee mucha literatura. Asimismo, cabe destacar que tiene un trato con sus nietas Matilda y Olimpia para ver "Masterchef" y "La Voz". 

En esta nueva vida, Benedetto disfruta de su día a día, pero sobre todo de su familia que, por cuestiones laborales, había dejado de lado durante muchos años. La actriz tiene redes sociales y se muestra muy relajada. Además, aprovecha el espacio para reflexionar y aconsejar a sus seguidores que no se olvidan de sus míticos personajes y quienes continúan admirándola pese al paso de los años. 

 
Ver comentarios