Milagros, una niña de 12 años, venció al cáncer y su familia celebró su última sesión de quimioterapia con una caravana por la Autopista del Oeste. Por allí pasaban muchos vehículos, pero una mujer que viajaba en uno de los autos registró el conmovedor y feliz momento y lo compartió en Tik Tok, donde despertó la emoción de los usuarios y ya superó el millón y medio de visualizaciones.

Después de tres años de no bajar los brazos, finalmente el sábado 23 de julio, la niña acompañada de su mamá, Daiana, hicieron el mismo recorrido que transitaron juntas los últimos tres años desde su casa situada en José C. Paz hasta el Hospital Posadas de Haedo, pero esta vez fue diferente porque ese día era la última sesión de quimioterapia, por eso lo hicieron en caravana celebrando la feliz noticia.

Por este motivo, la familia de la menor decoró el auto con leyendas y globos para darle una sorpresa. Además, se pusieron una remera con la leyenda "lo logramos, agarraditos de la mano de Dios". A la hermosa iniciativa, también se sumaron los vecinos. Así fue que entre bocinas y aplausos se llevó adelante la caravana por la Autopista del Oeste.

Una mujer que iba en otro vehículo grabó el emotivo momento y compartió el video en Tik Tok, que rápidamente se volvió viral.

Walter y Mirta, otra pareja que filmó el festejo, aseguró que al principio no sabían bien la razón de la caravana, pero que cuando vieron la foto de la nena en uno de los vehículos les salió firmarla de forma instantánea porque "no es muy común ver algo así". "Hasta ahora me dura la emoción. Se te hace un nudo en la garganta. Fue un momento divino porque nosotros también tenemos hijos y al ponernos en la piel de los padres uno lo siente más", afirmaron las dos personas, según consignó Mediodía Noticias.

Sin embargo, el festejo no terminó ahí, sino que cuando la niña llegó a su casa, el resto de los vecinos de la zona la esperaban para bailar y compartir un asado.

Cómo fue luchar contra un cáncer

Hace tres años que la menor junto a su mamá recibieron la peor noticia. Precisamente, el 30 de septiembre de 2019 a Milagros le detectaron un tumor cerebral.

La niña junto a su mamá, habían asistido a la guardia del establecimiento médico. “Hacía días que Mily se sentía mal, pero me habían dicho que tenía gastroenteritis. Como no mejoraba decidí llevarla al Hospital Posadas. Salimos juntas de casa a las 05:30. Mi hija tenía nauseas y dolor de cabeza. Por eso los médicos en principio resolvieron hacerle una tomografía computada”, detalló la mujer.

A partir de la consulta, la niña quedó internada en terapia intensiva por orden de los neurólogos que a través de una resonancia magnética descubrieron que tenía un tumor cerebral.

Aunque fue un proceso díficil, Milagros nunca perdió la sonrisa, y su familia fue fundamental para que esto no ocurriera. Por eso cuando llegó el día que la niña se sometió a la última sesión de quimioterapia, estando solo a un paso de la recuperación total, lo festejó junto a su familia y vecinos a a lo grande.

“Siempre me pregunto por qué le pasó esto a mi hija, aunque se que no voy a encontrar una respuesta. Por eso nunca abandoné la fe ni perdí la esperanza. Mis padres también fueron un eslabón fundamental en esta cadena de amor que se armó alrededor de mi hija. También tengo que agradecerles a los médicos, que con tanto cariño nos atendieron cada vez que llegábamos para hacerle una quimio”, relató Daiana.

Ver comentarios