Los alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires tomaron en la noche de este miércoles el establecimiento, situado en el microcentro porteño, para reclamar que remuevan a un docente que consideran "violento” y a un trabajador de limpieza que, según sostienen, tiene una condena por abuso sexual contra una menor.

La medida, prevén los organizadores, durará hasta el viernes, a última hora. Las autoridades aseguran que ya tomaron cartas en el asunto y esperan llegar a un acuerdo en una reunión que mantendrán este jueves con el Centro de Estudiantes de la escuela secundaria, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y ubicada en la calle Bolívar 263.

La titular de ese cuerpo de alumnos, Victoria Liascovich, explicó que la toma se aprobó luego de tres asambleas realizadas en los turnos mañana, tarde y noche.

“La decisión se debe a la falta de respuestas por parte de la UBA a dos reclamos concretos: tenemos a un docente violento que tiene contacto con estudiantes y a un no docente denunciado por abuso sexual a una menor de edad. Queremos que ambos sean removidos de inmediato”, agregó la alumna de 5to. año en diálogo con Infobae.com.

Uno de los acusados fue identificado por los manifestantes como Sebastián Báez, un empleado de limpieza del campo de deportes que, según sostienen los estudiantes, está condenado por abuso sexual a su hijastra. El otro es un profesor del Departamento de Educación Física que amenazó a un alumno que lo denunció por seguir cuentas con material sobre abuso infantil en Twitter, precisaron los alumnos.

Modalidad de la toma

A diferencia de la toma del 2019, que tuvo que realizarse afuera porque el entonces rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, impidió que los alumnos ingresaran a ocupar el establecimiento, esta vez será adentro.

Vamos a ocupar plata baja y el primer piso, cosa que el segundo y el tercero estén en perfectas condiciones para la llegada de los chicos del curso de ingreso que vienen los sábados”, aclaró Fiona Leotta, vicepresidenta del Centro de Estudiantes, poco antes de que se concretara la medida.

Además, la protesta no será por tiempo indeterminado como ocurrió otros años, sino hasta el viernes a la noche.Vamos a levantar la toma unas horas antes, tal vez el viernes a la noche, para que los no docentes puedan limpiar. No queremos afectar el curso de ingreso, sobre todo que los 'chiques' rinden este sábado”, explicó Leotta.

Para comenzar la toma en la noche de este miércoles, algunos estudiantes fueron a sus respectivos domicilios a buscar colchones inflables y comunes, bolsas de dormir, sábanas y frazadas para afrontar el frío.