La infección por Covid-19 en el embarazo puede tener efectos muy graves, como por ejemplo, muerte materna, muerte fetal, preeclampsia y parto prematuro. Los datos indican que la gran mayoría de las mujeres que requirieron hospitalización o atención en terapia intensiva por COVID-19 durante la ola Delta no estaban vacunadas.

En este contexto, los científicos no dejan de insistir en la urgente necesidad de vacunar a las futuras madres.

Un nuevo artículo de investigación en el Reino Unido muestra que la vacunación contra el covid durante el embarazo está asociada, además de la protección natural contra el virus, con una reducción del 15% en la muerte de los bebés.

El documento muestra que tiene una eficacia del 90 % contra la infección por covid-19 y es segura, sin riesgo de resultados adversos para las mujeres o para los neonatos.

 "Tenemos pruebas sólidas que demuestran que la vacuna no aumenta el riesgo de resultados adversos y es la mejor manera de proteger tanto a las mujeres como a sus bebés”, afirmó Asma Khalil, la directora de la investigación.

El estudio analizó a 117.552 mujeres embarazadas vacunadas contra el COVID-19, casi exclusivamente con Pfizer o Moderna.

La experta confirmó que las vacunas son seguras e instó a las embarazadas a vacunarse:  “La investigación proporciona una garantía muy necesaria a las mujeres sobre la seguridad y los beneficios de la vacunación contra la COVID-19 durante el embarazo. Casi la mitad de todas las mujeres embarazadas en los últimos datos aún no han recibido esta vacuna”, remarcó.

Además, Khalil agregó que: "Aunque muchas cosas están volviendo a la normalidad, todavía existe un riesgo muy claro y sustancial de infección por COVID-19 para las madres y sus bebés, incluido un mayor riesgo de parto prematuro y muerte fetal. Es esencial que la mayor cantidad de embarazadas posible reciba sus vacunas para reducir el riesgo de complicaciones durante el embarazo”.

“Recomendaríamos que todas las mujeres embarazadas tengan la vacuna COVID-19 y la vacuna de refuerzo. COVID-19 aún prevalece y si contrae el virus cuando está embarazada, entonces tiene un mayor riesgo de enfermedad grave”, concluyó la científica.

A fines del 2020, cuando surgieron las vacunas contra el virus, las embarazadas estuvieron excluidas de los testeos de laboratorio, pero al poco tiempo la recomendación de todas las entidades internacionales fue potenciar la vacunación entre las futuras madres a partir de los descubrimientos en los estudios científicos.